Londres. La firma británica Rolls-Royce advirtió hoy de que su beneficio podrían caer un 13% en 2015, por encima del 8% registrado el pasado año, informó la empresa en un comunicado en su página web.

La compañía de Manchester (norte de Inglaterra), que fabrica motores para aviones civiles y militares y para el sector de la marina, argumentó que el bajo precio del petróleo "aumentó la incertidumbre en muchos de sus mercados y clientes".

El pasado 4 de noviembre, Rolls-Royce anunció que eliminará 2.600 puestos de trabajo en los próximos 18 meses como parte de su proceso de reestructuración.

También informó de que preveía un descenso del 3% en sus beneficios para 2015 debido, en parte, a los retrasos en los pagos de clientes y a la cancelación de pedidos por el empeoramiento de la situación económica.

Este viernes, Rolls-Royce indicó que la demora en algunos proyectos de aviación, como los nuevos A350 de Airbus o el 787 de Boeing, ha hecho que la nueva capacidad de producción de motores puesta en marcha por la compañía británica "estuviera siendo infrautilizada".

"El pasado año ha sido de contrastes. Ahora estamos tomando las medidas necesarias para mejorar el rendimiento financiero, incluyendo un programa de reestructuración, que nos convertirán en una compañía más fuerte", declaró el director ejecutivo de Rolls-Royce, John Rishton.

En la actualidad, Rolls-Royce da trabajo a unas 55.000 personas en 45 países, 17.000 de las cuales son ingenieros, al tiempo que entre sus clientes, que provienen de más de 120 países, destacan 380 aerolíneas y 160 fuerzas armadas.