Sochi. Un acuerdo de productores para reducir la oferta de crudo podría seguir más allá del 2018, dijo este lunes el primer vicepresidente de Rosneft, el mayor productor de petróleo de Rusia, Pavel Fedorov, durante la presentación de la estrategia de la compañía hasta el 2022.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros grandes productores de crudo encabezados por Rusia acordaron el mes pasado ampliar hasta finales de 2018 un acuerdo para frenar el bombeo, con la posibilidad de revisarlo en junio.

"En general (...) este acuerdo de la OPEP obviamente afectará nuestros objetivos de corto plazo, más aún, no descarto que pueda extenderse", dijo Fedorov.La nueva estrategia, anunciada en el balneario de Sochi en el Mar Negro, apunta a que Rosneft se enfoque en crear valor a partir de sus activos existentes, dijo este lunes un funcionario de la firma.

Según el funcionario de la compañía, la nueva estrategia agregará hasta 420.000 millones de rublos (unos US$7.170 millones) a su flujo de caja libre, incluidos 180.000 millones de rublos (US$3.065 millones) de exploración y producción de petróleo.

El nuevo plan financiero se basa en el precio promedio del petróleo de 47 dólares por barril.