Brasilia. Funcionarios del gobierno brasileño manifestaron este jueves su preocupación por los altos precios y la baja disponibilidad de habitaciones de hotel en Río de Janeiro, de cara a una cumbre de alto nivel de Naciones Unidas prevista para el próximo mes.

A menos de seis semanas de la Cumbre de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, que comenzará el 20 de junio, muchos posibles visitantes se han quejado de las escasas vacantes y los exorbitantes precios de las pocas habitaciones que logran encontrar.

A pesar de su exuberante entorno, conocidas playas y una gran vida nocturna, Río de Janeiro es famoso por sus viejas, costosas y escasas habitaciones de hotel.

Esto causa una frecuente frustración para las personas que realizan viajes de negocios, en una ciudad con una creciente industria petrolera y financiera, y ha llevado a muchos a inquietarse por la capacidad de Río de Janeiro antes de la Copa del Mundo de fútbol en el 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016.

La próxima reunión de la Organización de Naciones Unidas (ONU), informalmente conocida como Río + 20 por el vigésimo aniversario de la Cumbre de la Tierra celebrada en la ciudad en 1992, atraería más de 50.000 participantes.

Para recibir a las delegaciones gubernamentales de todo el mundo, el gobierno de Brasil ha reservado hasta el 80% de las habitaciones de hotel de la ciudad. Sin embargo, existe inquietud.

"Estamos preocupados", dijo a periodistas el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Antonio Patriota, tras una audiencia del Senado sobre los preparativos para la cumbre. "Queremos que Río + 20 sea global, pero los precios son muy altos", agregó.

Delegaciones reducidas. Incluso algunas delegaciones oficiales se han reducido por los altos precios. El Parlamento Europeo recientemente anunció que disminuyó su representación de 11 personas a una.

"La ausencia del Parlamento Europeo o de otras autoridades será perjudicial", dijo el senador por el estado sureño de Santa Catarina, Luiz Henrique da Silveira.

Por iniciativa suya, el Senado aprobó una solicitud oficial para el alcalde de Río, Eduardo Paes, en la que se le pide negociar con los dueños de hoteles o ayudar a subsidiar el costo de las habitaciones con las arcas municipales.

Hasta la noche de este jueves, la oficina del edil aún no había recibido la solicitud.

Una búsqueda online realizada este jueves para encontrar habitaciones en la ciudad mostró que sólo es posible reservar para el verano en uno de los 135 hoteles de la lista: un lugar alejado del centro de la ciudad y ubicado en uno de los barrios más populares de Río de Janeiro.

Una búsqueda similar realizada la semana pasada dio como resultado que en el popular barrio de Copacabana sólo había una habitación disponible, con una tarifa diaria de 2.263 reales (US$1.151) durante la cumbre. Una semana después el precio de la misma habitación es de 431 reales.

La asociación local de hoteleros de Río dijo la ocupación durante el período se espera que supere el 95%.