Montevideo. Cuatro de las principales gremiales ruralistas coincidieron este martes durante una reunión desarrollada en la Asociación Rural del Uruguay (ARU) en la conveniencia de que el sector agropecuario tribute de acuerdo a la renta que obtenga.

Esa opinión supone un rechazo a la iniciativa del presidente José Mujica de aplicar un impuesto adicional a la Contribución Inmobiliaria Rural para realizar obras de caminería rural.

Por otra parte, el presidente de la ARU, José Bonica; de Cooperativas Agrarias Federadas (CAF), Luis Bianco; y de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), José Alpuin, y el ex presidente de la Federación Rural, Miguel Bidegain, también estuvieron de acuerdo en que las obras de infraestructura se necesitan.

“Estamos dispuestos a dialogar con el gobierno, si nos llaman, y a realizar nuestro aporte para encontrar un mecanismo para que los que usan las rutas y caminos para sacar su producción paguen para su mantenimiento”, dijo Bianco a El Observador, pero advirtió que, como contrapartida, los privados deben “tener la garantía de que las obras se hagan”.

Las gremiales se pusieron de acuerdo en la importancia de tributar en base a la renta de las explotaciones agropecuarias.

“Consideramos que es un mecanismo idóneo para los objetivos de este u otro gobierno”, dijo Bonica.

El presidente de la ARU argumentó a favor de que el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) es la mejor herramienta considerando que desde la reforma tributaria no se han levantado voces en contra de este impuesto que se centra en la renta.

“Reconocemos que algún sector va a tributar menos y otros más, y eso se va ir alternando según los ciclos de nuestra producción y nuestra vida económica”.

Al manifestar la posición contraria a tributar por la tierra, el presidente de la ARU dijo que este bien ya tributa por los aportes patronales al Banco de Previsión Social (BPS) y el pago de la Contribución Inmobiliaria Rural.