Moscú. La mayor productora de petróleo de Rusia, Rosneft, invertirá US$630 millones en un proyecto conjunto con una firma energética de Emiratos Arabes Unidos (EAU) para extraer gas en Oriente Medio, dijo un funcionario de alto rango.

Rosneft se unió en mayo a Crescent Petroleum, con sede en los EAU, en una concesión de gas en el emirato de Sharjah, el primer proyecto regional de la firma rusa.

El viceprimer ministro ruso, Igor Sechin, dijo el sábado por la noche que Rosneft y Crescent Petroleum intentan comenzar la producción en el 2013 en el campo que se estima contiene 70.000 millones de metros cúbicos (mmc) de gas y 16 millones de toneladas del fluido condensado.

Sechin dijo que el proyecto, en el que Rosneft poseerá 49%, fue discutido el sábado por el primer ministro ruso, Vladimir Putin, y el ex primer ministro iraquí Ayad Alawi, debido a que Moscú está buscando aumentar su presencia en la región.

En mayo, Sechin, quien es también presidente de Rosneft, dijo que Rusia estaba ávida de proyectos de perforación de gas en Irak.

El año pasado, Crescent y la filial de los EAU, Dana Gas, formaron un consorcio con la austriaca OMV y la húngara MOL que intenta bombear suficiente gas desde la región de Kurdistán en Irak a fin de impulsar el gasoducto Nabucco a Europa a través de Turquía.

Nabucco es visto como el principal competidor del gasoducto liderado por Gazprom South Stream y está destinado a reducir la dependencia de Europa de Rusia, que suministra un cuarto de las necesidades de gas de la Unión Europea (UE).

Rusia ha dicho repetidas veces que no ve a Nabucco como competidor, pero muchos analistas han dicho que no descartarían que Moscú se incorpore al proyecto o uno de sus proveedores clave para entender mejor su dinámica y ejercer cierto control sobre el mismo.

Sechin también dijo que la estatal rusa Russian Technologies y accionistas de Crescent acordaron inyectar US$500 millones en un fondo de inversión conjunto para desarrollar proyectos de transporte en Rusia.

Se espera que el fondo sea establecido en septiembre en Sochi, porque ambas partes esperan firmar un acuerdo para establecerlo.