Moscú. Rusia extrajo petróleo a un ritmo récord de 10,38 millones de barriles por día en agosto, un nivel no visto desde el colapso de la Unión Soviética, debido a que las empresas aprovecharon los actuales precios del crudo, según datos publicados el domingo por el Ministerio de Energía de ese país.

El aumento de la producción será bien recibido por el gobierno del presidente Vladimir Putin, quien se embarcó en un amplio programa de gasto social antes de su campaña electoral que lo llevó de vuelta al Kremlin en mayo.

Las ventas de petróleo y gas representan aproximadamente la mitad de los ingresos del Estado ruso.

La producción de petróleo de Rusia, la mayor del mundo, subió 0,4% en agosto, desde 10,34 millones de bpd en julio. En toneladas, el ministerio dijo que la producción de crudo en Rusia se situó en 43,89 millones el mes pasado.

El nivel récord anterior, de 10,36 millones de bpd, se alcanzó en los tres primeros meses de este año.

Rusia aspira a mantener la producción de crudo en no menos de 10 millones de bpd en los próximos 10 años. La semana pasada, el ministerio de Economía del país elevó su pronóstico de producción de petróleo de 2012 a 514 millones de toneladas (10,3 millones de bpd), desde su anterior proyección de 510 millones de toneladas.

Rusia sigue siendo el principal productor mundial de crudo, por encima de Arabia Saudita, que produjo 9,95 millones de bpd el mes pasado.

En agosto, los precios del petróleo subieron 9,2%, el mayor incremento porcentual mensual desde que los precios se elevaron 10,5% en febrero como resultado de las tensiones por el programa nuclear iraní y las esperanzas de un alivio monetario, que podría estimular el crecimiento económico y apoyar la demanda de crudo.

Los productores de petróleo en Rusia se beneficiaron de un embargo de la Unión Europea a las importaciones iraníes, que comenzó en julio. El crudo ruso, iraquí y saudí ha sido el más demandado para sustituir el petróleo iraní desde que se impusieron las sanciones.