Rusia puso en marcha el segundo tramo del oleoducto ruso Siberia-Pacífico, que permitirá transportar el petróleo siberiano hacia Asia, informó la agencia pública Ria-Novosti. 

Este segundo tramo de más de dos mil km une Skovorodino (región de Amur, Extremo Oriente ruso) con la bahía de Kozmino, en Extremo Oriente, en la costa rusa del mar de Japón, y, en un principio, tendrá una capacidad anual de 30 millones de toneladas de petróleo, según la misma fuente.

La capacidad anual de este tramo, que fue puesto en marcha en presencia de Nikolai Tokarev, presidente de Transneft, la empresa pública encargada del transporte de crudo ruso, deberá aumentar posteriormente a 50 millones de toneladas de petróleo, precisó Ria-Novosti.

Hasta ahora, el petróleo era transportado en tren de Skovorodino a Kozmino, donde era cargado en buques petroleros.

Este proyecto “aumentará considerablemente las capacidades de infraestructura de las regiones de Extremo Oriente rusas”, declaró el presidente ruso, Vladimir Putin.