La ex ministra de Finanzas  de Nueva Zelanda se reunió este miércoles por la mañana con los directores y gerentes del Banco Central del Paraguay (BCP), y por la tarde brindó una conferencia magistral sobre “La estrategia ganadora del Paraguay”, en el salón de convenciones de la banca matriz.

Entre esas estrategias, Richardson señaló a ABC Color que es urgente mejorar la infraestructura y sugirió acompañar la política de quitar los tres ceros a la moneda.

Richardson es una política neozelandesa reconocida a nivel mundial por su labor como ministra de Finanzas en el periodo 1990-1993. Obtuvo el grado de abogada en la Universidad de Canterbury.

Inició su carrera política en el Partido Nacional. En 1981, accedió al cargo de legisladora,  promovió la implementación de reformas económicas radicales relacionadas con la privatización de empresas públicas, la eliminación de subsidios y tarifas y la aplicación de una política monetaria basada en el esquema de metas de inflación.

-¿Como ve al Paraguay desde la última vez que nos visitó?

–Es la tercera vez que vengo y algunas cosas cambiaron, desde la última vez hace 6 años, los celulares por ejemplo están más sofisticados, hay más shoppings, hay edificios fantásticos, la albirroja; toda la generación joven que predomina, pero hay otras que siguen igual, y no ha mostrado ningún cambio como por ejemplo la infraestructura y los políticos que siguen peleando y discutiendo sobre cuestiones de corto plazo y no mirando con una visión a largo plazo, siguen peleando como niños. Por eso veo un progreso que puede ser considerado real, pero también veo algunos problemas, pero considero que son capaces de resolver.

Quiéren que les identifique un problema real: lo primero que me viene a la mente es decirle que el problema primordial es la infraestructura. A pesar de que el BCP me dio una bienvenida de calidad en su aeropuerto, lastimosamente no es un aeropuerto de nivel mundial, a pesar que me encantó recorrer por el interior de su país, lastimosamente las carreteras deben ser reparadas.

–¿Como ve la participación público-privada para abordar los temas de infraestructura?

–Es prácticamente imposible financiar infraestructura con recursos que provengan solo de impuestos, la asociación público-privada permitió el crecimiento de la infraestructura de varios países y como ejemplo en la región tenemos al Uruguay.

Deben estar unidos el sector público y el sector privado, especialmente si consideramos que el Paraguay es un país chico, no podemos comprender cómo no nos podemos entender para lograr el objetivo.

–¿Es recomendable sacar los ceros a la moneda, siendo que no atravesamos por una hiperinflación?

–Yo entiendo que la moneda de ustedes ha sido estable en los últimos años, pero ya no se tiene que tomar como una medida antiinflacionaria el hecho de sacar los tres ceros; es solamente una medida para no parecer “ridículos”, porque la mayoría de las personas cree que millones significan millones y lo relacionan con riquezas, es lo que todo el mundo piensa.

Entonces, por ello hay que ajustarse a las normas del mundo, porque todos viajan y la gente  conoce Paraguay, y cuando la gente ve los billetes piensan que es “broma”. Por eso, no es una cuestión monetaria, es algo más para mejorar la reputación del país, lo que más deseo sobre todas las cosas es que Paraguay sea considerado como un país serio. Por eso solo deben verlo como un paso hacia la modernización del país, es como el paso del billete papel al polímero.

Si ustedes quieren ser vistos como un país serio y para poder infiltrarse en el comercio internacional, les animo a que con sus autoridades eliminen tres ceros a su moneda.

–¿Que podemos aprender de la crisis que enfrentan  gigantes como Estados Unidos y Europa?

–No cometan sus mismos errores, a Estados Unidos la Standard and Poor’s les sacó la tarjeta roja por malos políticos y por malas deudas y déficits. No cometan los mismos errores. Lo que pueden aprender  es acerca de la innovación de los individuos para crear empresas y sofisticar productos. A lo que me refiero es a su capacidad de innovar a lo que se refiere a salud, ciencia, tecnología. Es una buena oportunidad para los países emergentes que siempre estuvieron abajo; pero la ventaja de ser los últimos es que podemos aprender de los errores de los otros y no tenemos que caer en los mismos juegos. Estos cambios vertiginosos representan sin duda una gran oportunidad para el Paraguay.   

–¿La tasa de desempleo real es mayor a la oficial, a qué se debe esto?

-El Paraguay se caracteriza por tener una economía muy informal, aproximadamente hay 23% de personas que no  está seguro de que tengan trabajos que realmente producen , o que   aporten a la economía.

Hay mucha gente que está subempleada y a la que no se le da la oportunidad de participar,  de estar y de incluirse dentro de la economía formal del país. Eso es un gran desperdicio de preciosos recursos del capital humano que posee el país.