Madrid. El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, ha asegurado hoy que el acuerdo adoptado en las últimas horas entre la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio Grupos Unidos por el Canal (GUPC) es satisfactorio para ambas partes y ha anunciado que se firmará la próxima semana.

En relación a la obra de ampliación del Canal de Panamá se han registrado unas pérdidas contables de 127 millones de euros (US$173 millones) después de impuestos, aunque no se ha tenido en cuenta el retorno positivo que se obtendrá en las resoluciones de los arbitrajes, señala la compañía.

En una conferencia con analistas para presentar los resultados de 2013, Manrique ha explicado que se ha previsto un resultado peor del que se tenía antes y que se ha tenido en cuenta que las resoluciones de las reclamaciones serán inferiores a las del año pasado.

Asimismo, ha indicado que entre marzo y abril se hará el informe de un experto independiente que dará como resultado un baremo razonable de resolución de las reclamaciones de GUPC. Por otro lado, un auditor del consorcio encargado de los trabajos llevará a cabo otro informe, mientras que el auditor de Sacyr también hará su estudio pertinente.

El acuerdo, que contempla una fórmula de cofinanciación, es satisfactorio para ambas partes, ya que permitirá que las obras acaben en el menor plazo posible y con la máxima calidad, ha indicado Manrique, que ha reafirmado la actitud dialogante de la compañía.

Asimismo, la compañía espera que a medida que se resuelvan los arbitrajes se puedan ir reconociendo los ingresos.

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) anunció en las últimas horas el fin de las negociaciones con el consorcio a cargo del principal proyecto de la ampliación de la vía y el logro de un "acuerdo conceptual pendiente de revisión y firma" para finalizarlo según lo establecido en el contrato firmado en el 2009.

El convenio "conceptual" contempla que la construcción de las nuevas esclusas deba finalizar en diciembre de 2015, seis meses después de la última fecha anunciada por el consorcio GUPC y 15 meses más tarde que lo establecido en el contrato.

También, que las 12 compuertas que se encuentran en Italia, de las 16 que en total requiere el proyecto, estén en Panamá en diciembre de 2014.

La fianza de cumplimiento por US$400 millones solo podrá ser liberada a Zurich (la aseguradora garante del proyecto) para la obtención de un financiamiento que permita completar la obra.

El acuerdo señala que el GUPC, que lidera Sacyr y la italiana Impregilo con el 48% accionarial cada uno, inyecte US$100 millones y que la ACP adelante otros US$100 millones.