Madrid. La constructora española Sacyr ha calificado de satisfactorio para ambas partes el acuerdo alcanzado entre Grupo Unidos por el Canal (GUPC) y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), que permitirá concluir en 2015 las obras del tercer juego de esclusas dentro del proyecto de ampliación de esta infraestructura.

La empresa asegura que el buen término de las negociaciones reafirma el compromiso siempre mostrado por la compañía con este proyecto, como con todos en los que participa, por lo emblemática de la obra y la transcendencia internacional que supone en términos económicos y sociales.

Para Sacyr, este acuerdo permitirá finalizar las obras en el menor tiempo y coste posible, mientras que la DBA (Junta de Resolución de conflictos) y el arbitraje internacional deciden en los próximos meses sobre la responsabilidad de los costes imprevistos surgidos en el proyecto y por los que GUPC ha presentado diversas reclamaciones.

Además la empresa española señaló que confía en que el arbitraje dará la razón al consorcio, puesto que, a su juicio, las reclamaciones presentadas son "justas, razonables y plenamente justificables, aunque lo más importante para la compañía ahora es centrar todos los esfuerzos en la buena marcha de las obras", manifestó a través de un comunicado de prensa.

Sacyr reiteró su agradecimiento a "las autoridades implicadas por su vital participación para el logro del acuerdo alcanzado. Asimismo, a los socios del consorcio y al resto de instituciones que han ayudado a lograr una solución". 

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique señaló que “desde el primer momento, nuestro máximo objetivo ha sido alcanzar un acuerdo satisfactorio para ambas partes, que permita concluir una de las obras de mayor transcendencia mundial, con el compromiso y la calidad técnica con la que emprendemos cada uno de nuestros proyectos y que son el sello de garantía de nuestra dilatada trayectoria internacional”, enfatizó.