La balanza comercial agrícola, pecuaria y forestal de Chile anotó en 2012 un superávit de US$8.757 millones, 8,0% menos que el año anterior, según un informe difundido este sábado por la empresarial Sociedad Nacional de Agricultura (SNA).

La baja, según el texto, se enmarca en "la sostenida pérdida de competitividad" que afecta al sector desde hace algunos años, determinada, entre otros factores, por la apreciación del peso frente al dólar.

Los exportadores agrícolas han encabezado en las últimas semanas la presión para que el Banco Central, que en Chile es autónomo, intervenga el tipo de cambio.

En el pasado, el emisor ha intervenido el tipo de cambio mediante la compra, por períodos de hasta un año, de unos US$50 millones diarios, con el fin de reforzar la demanda de dólares y fortalecer su precio.

Según la gerente de estudios de la SNA, Ema Budinich, entre 1998 y 2008, año en que la crisis internacional quebró la tendencia, el superávit comercial de Chile creció 2,5 veces, al pasar desde US$3.071 a US$8.748 millones, mientras que desde entonces prácticamente se ha mantenido sin variaciones.

En 2012, según el estudio, las exportaciones agrícolas, pecuarias y forestales chilenas alcanzaron los US$14.191 millones, 2,2 % menos que el año anterior, equivalente a 323 millones.

La baja se explica principalmente por una merma de US$380 millones en las exportaciones forestales y de 186 millones en las ventas de fruta fresca, explicó Budinich.

Precisó que las exportaciones forestales bajaron en valor "básicamente por un menor precio de los productos, como consecuencia de una menor demanda, que tiene entre sus razones la situación económica que enfrentan Estados Unidos y Europa".

Las caídas fueron compensadas parcialmente por un crecimiento del 6,4 % de las exportaciones de vinos, hasta los US$1.670 millones; por un aumento de 17,4% en las ventas de semillas, hasta los US$500 millones de dólares, y una subida de 7,6 % en los embarques de fruta elaborada, hasta los US$1.300 millones.

En el sector pecuario se destacaron las exportaciones de carne porcina, que aumentaron 18,0%, hasta los US$476 millones.

En tanto, las importaciones del sector llegaron en 2012 a los US$5.435 millones, 8,7 % más que el año anterior; 43 % de esas compras correspondieron a cereales, oleaginosas y mezclas para alimentación animal.

No obstante, el mayor aumento proporcional correspondió a las importaciones de lácteos, que crecieron 48%, hasta los US$167 millones.

El mayor crecimiento anual lo exhibieron las importaciones de productos lácteos, que pasaron de US$113 millones a US$167 millones entre 2011 y 2012, y aumentaron 48%.

Las cifras, según Budinich, deberían mantenerse estables en 2013.

A nivel general, la balanza comercial de Chile acumuló un superávit de US$4.208 millones en 2012, 61% menos que en el año anterior, como resultado de exportaciones por US$78.813 millones, 3,2% menos que en 2011, y de importaciones por US$74.605 millones, 5,6 % más que el año anterior, según un informe del Banco Central.