Atlas Precious Metals Inc. (APM) recibirá del gobierno boliviano una compensación de US$750.000 por su salida del Complejo Metalúrgico de Karachipampa. El acuerdo establece que sea la firma canadiense la que se haga cargo de los pasivos contingentes que deja el emprendimiento.

El 22 de diciembre, la ministra de Defensa Legal del Estado (MDLE), Elizabeth Arismendi, adelantó que “la entrega de la planta de Karachipampa, en favor de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), era parte del acuerdo de indemnización (a Atlas) de US$750 mil”. Arismendi realizó las declaraciones durante la audiencia pública de rendición de cuentas de esa dependencia estatal.

APM inició la entrega a la Corporación Minera de Bolivia la planta metalúrgica de Karachipampa, cuyos activos fijos tienen un valor aproximado de US$92 millones.

Este martes 11 de enero, luego de una reunión sostenida con autoridades del MDLE, el abogado de Atlas en Bolivia, Jorge Valle, confirmó a La Razón que “el pago acordado por las inversiones de la empresa es de US$750.000 (...). El Consejo Nacional de Defensa Legal de Bolivia aprobaría, en esta semana, el acuerdo y, posteriormente, se pasará a la firma del decreto, que ya gestionan los personeros de Defensa Legal”.

Convenio. El 16 de diciembre, APM inició la entrega a la Comibol de la planta metalúrgica de Karachipampa, cuyos activos fijos tienen un valor aproximado de US$92 millones, y la estatal minera procedió a inventariar toda la planta.

“Comibol ya tiene la propiedad física de la planta, lo único que falta es que firme un protocolo de entrega y recepción ante un notario”, indicó Valle. El convenio, agregó, también establece que sea la minera canadiense la que se haga cargo de los pasivos contingentes del emprendimiento.

“Prácticamente todo lo que se recibirá se destinará a pagar las obligaciones relativas a impuestos, beneficios de los trabajadores y a otras deudas pendientes. Si se concreta esto, se renuncia a un arbitraje, entretanto, los proceso penales y laborales siguen avanzando”, precisó Valle.

El último pago que pretendía APM era de US$850.000, monto similar al de la boleta de garantía que Comibol le ejecutó. La última propuesta del Gobierno alcanzó los US$680.000. Según Valle, “Atlas ha cumplido con todo, y lo que demora la firma del acuerdo es el retraso de los trámites por parte de la Comibol y del Ministerio de Defensa Legal” del Estado.

Evolución. El contrato de riesgo compartido suscrito entre Atlas y Comibol (2005) pretendía poner en marcha e integrar la planta de fundición plomo-plata con una planta de ácido sulfúrico y una refinería de zinc. El plazo para este objetivo era de dos años y cuatro meses, a partir de la entrega de la planta de Karachipampa (20 de febrero del 2008).

La inversión comprometida para ese período era de US$118,5 millones, de los cuales Atlas ejecutó sólo el 2,14% (US$2,37 millones) hasta el 17 de junio del 2010, siendo que el 20 de junio se cumplía el plazo para la ejecución de la póliza de garantía de cumplimiento de inversión de US$850.000, según informó Comibol. La póliza fue cobrada el 7 de julio de 2010.

Dos días después, Atlas presentó una solicitud de arbitraje ante el Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio (CNC) por la ejecución de su boleta de garantía. Aseguró que invirtió cerca de US$12 millones. y posteriormente amenazó con un arbitraje internacional.