Quito. La reconformación del consorcio para la construcción del Metro de Quito no afectaría la ejecución de la obra, pero supone una brecha de financiamiento.

Esto tras la formalización de la salida definitiva de la empresa Odebrecht (Brasil), con lo que el proyecto continuará a cargo solo de filiales del grupo Acciona (España).

En el 2015, ambas compañías crearon un consorcio, pero el año pasado solicitaron una autorización al Municipio para reconfigurarlo planteando la salida de la brasileña.

En enero pasado, la asambleísta de AP María José Carrión puso una denuncia, pues según ella, existe “el registro de viajes de ciertos actores del Municipio de Quito hasta Brasil” y Colombia que no han sido explicados y que coinciden con la vigencia de contratos firmados con Odebrecht.

Basada en esa denuncia, la Fiscalía realiza una investigación previa por el delito de delincuencia organizada.

El pedido de reconfiguración del consorcio fue puesto en consideración de los organismos internacionales financistas de la obra, que luego de un análisis lo aprobaron.

Para que se concrete esto debían darse actos jurídicos en Ecuador entre las dos empresas, como la escritura pública de compraventa de participaciones, la escritura pública de reconformación del consorcio y la adenda al convenio, que se concretaron hace dos días.

“Como parte de las condiciones contractuales, desde enero del 2017 Acciona asumió todas las responsabilidades operativas de las obras, situación que se mantiene sin cambios tras el anuncio de hoy”, dijo esta semana en un boletín la española.

El presupuesto para la construcción del Metro es de US$2.009 millones. Con la salida de Odebrecht habría una brecha de financiamiento de US$331 millones. Pero el alcalde de Quito, Mauricio Rodas (SUMA), aseguró que ya existe el ofrecimiento de dos instituciones bancarias, de las cuatro que están financiando el proyecto, para poder obtener los fondos.

“Hay avances muy positivos en las gestiones para la obtención del financiamiento que resta y esperamos muy pronto poder concretarlo”, dijo.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Banco Mundial (BM) financian la obra que registra un avance del 51%. Por ahora se han concluido las obras civiles en 10 de las 15 estaciones, se han habilitado vías cerradas, hay tres tuneladoras que excavan el túnel por el que circularán los 18 trenes fabricados en España que llegarán en septiembre del 2018.

Unas 400 mil personas transportaría el Metro cada día de norte a sur.