Barcelona. Construmat, el Salón Internacional de la Construcción de Fira de Barcelona, abrirá este martes sus puertas en el recinto ferial de Gran Vía, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), con la mirada puesta en el mercado exterior y en las posibilidades de negocio que ofrecen los países emergentes.

Ante la persistente crisis económica que atraviesa España, Construmat se propone este año facilitar a las empresas de la industria de la construcción, sobre todo a las pymes, la posibilidad de acceder a los mercados internacionales más dinámicos para compensar la debilidad de la demanda interna.

Para ello, Construmat organizará por primera vez el Foro Contract, en el que se presentarán a los expositores 170 proyectos constructivos de países como Cuba, Uruguay o Argentina, que suponen una inversión global de más de 30.000 millones de euros.

"La demanda en España es la que es y por eso apostamos por la internacionalización como pilar fundamental de la actividad del sector de la construcción", explica la directora de la feria, Pilar Navarro.

Uruguay, por ejemplo, acudirá a Construmat en busca de materiales para la construcción del hotel Hyatt de Montevideo, que con una inversión de 46 millones de euros será el complejo turístico más grande del país.

Otro de los países que acudirán a Barcelona es Brasil, que contactará con proveedores españoles para la futura construcción de un millón de viviendas para personas con escasos recursos.

Más allá de la "ventana al exterior" en la que quiere erigirse Construmat, el salón mostrará también los materiales y procesos constructivos más innovadores del mundo, como encofrados con tejidos en lugar de madera o hierro y hormigones que cuentan con bacterias que regeneran las pequeñas grietas.

Empresas como Basf, Grupo Consentino, Roca o Somfy son algunos de los 311 expositores directos que estarán en Construmat en representación de las 612 empresas que presentarán sus productos y novedades en Barcelona.

La previsión de los organizadores de Construmat, que cerrará sus puertas el 24 de mayo, es que unos 60.000 visitantes profesionales acudan al salón, que quiere atraer, principalmente, a visitantes "de calidad", como arquitectos, decoradores o constructores, tanto nacionales como internacionales, que a pesar de las dificultades se mantienen en activo.

"Una empresa competitiva del siglo XXI tiene que venir a Construmat, ya que le aportaremos la innovación y la demanda nacional e internacional", subraya Pilar Navarro, que asegura la edición de este 2013 será el punto de partida para el nuevo salón que necesita un sector en plena transformación