Con decenas de novedades mundiales, la muestra desarrollada en la ciudad mítica de la industria automotriz estadounidense quiere dar la imagen de un poderoso renacimiento.

Por primera vez desde el año 2009, cuando General Motors (GM) y el Grupo Chrysler se tuvieron que declarar en suspensión de pagos e iniciar una amplia reestructuración, GM llega al mayor salón del automóvil del continente americano sin la presencia del Departamento del Tesoro estadounidense en su accionariado.

Por su parte, Fiat ha llegado finalmente a un acuerdo con el fondo del sindicato United Auto Workers (UAW) para hacerse con el 41,46 % de Chrysler que todavía no posee, clarificando el futuro del tercer fabricante de automóviles estadounidense.

Y lo que es más importante, en 2013 las ventas de automóviles nuevos en Estados Unidos se recuperaron a los niveles que existían antes de la crisis, con un aumento del 8 % con respecto a 2012, para situarse en torno a los 15,6 millones de unidades.

Para 2014 las expectativas son incluso mejores y los principales fabricantes quieren aprovechar al máximo el renovado apetito del consumidor estadounidense por los vehículos nuevos con el lanzamiento de decenas de ellos en los próximos meses.

Es tal la cantidad de novedades que algunas marcas han decidido filtrar sus novedades con antelación al inicio del salón (conocido por sus siglas en inglés NAIAS) para garantizar al máximo su presencia en los medios de comunicación.

Es tal la cantidad de novedades que algunas marcas han decidido filtrar sus novedades con antelación al inicio del salón (conocido por sus siglas en inglés NAIAS) para garantizar al máximo su presencia en los medios de comunicación. En otros casos, han empezado a mostrar los nuevos vehículos 24 horas antes de la apertura.

Eso es lo que ha hecho GMC, la marca de GM especializada en camionetas, que hoy presentó en Detroit su nuevo "pickup" medio, el Canyon 2015. El vehículo es similar al Chevrolet Colorado 2015, que se presentó hace unos meses en el Salón del Automóvil de Los Ángeles.

Pero siguiendo con la estrategia de GM, el vehículo de GMC ofrece una alternativa más refinada y lujosa que el de la marca de masas de General Motors.

Con el Canyon y Colorado, GM quiere captar conductores que han optado en los últimos años por todoterrenos urbanos o "pickup" de gran tamaño además de intentar hacerse con clientes de otras marcas que tienen vehículos similares, como el Toyota Tacoma o el Nissan Frontier.

El segmento de camionetas "pickup" se está definiendo como uno de los principales campos de batalla entre fabricantes para este año. Esta previsto que Ford revele en Detroit la nueva generación de la F-150, la camioneta que ha dominado el mercado norteamericano de forma ininterrumpida desde hace más de 35 años. Los analistas consideran que Ford se juega mucho con la nueva F-150.

La principal novedad de la nueva F-150 es su estructura de aluminio, un cambio radical que ayudará a Ford a reducir de forma significativa el peso del vehículo y así disminuir su consumo de combustible.

Aunque la F-150 es para muchos la novedad más importante que debutará en Detroit, la camioneta de Ford tendrá que competir con el lanzamiento de alrededor de otra cincuentena de vehículos de producción y prototipos.