Washington. Las sanciones comerciales de Occidente contra Irán están sofocando sus exportaciones de petróleo incluso antes de entrar en vigor, halló un organismo asesor estadounidense, entre advertencias de que cualquier escasez impulsará un alza de los precios del crudo y sumará tensión a una economía global débil.

Con unos precios del recurso natural que cotizan cerca de sus niveles más altos en 10 meses, y una capacidad ociosa limitada en todo el mundo, Estados Unidos podría ofrecer a los principales clientes de Irán exenciones frente a las sanciones petroleras, que entran en vigor el 28 de junio.

Irán es el quinto mayor exportador mundial de petróleo y el segundo mayor productor en la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) tras Arabia Saudita.

Sus principales consumidores, entre ellos China, Japón e India se han enredado en las sanciones iniciadas por Estados Unidos que buscan limitar las ambiciones nucleares de Irán, pero que también reavivaron temores de una recesión global.

Los precios altos del crudo representan un desafío para los políticos que buscan la reelección, incluso para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que podría enfrentar un castigo de los electores que están pagando un precio para la gasolina, que se aproxima a los niveles récord de US$4 por galón.

Obama, sin embargo, puede conceder exenciones si es que se considera que favorecen a los intereses de Estados Unidos.

"Con inventarios de petróleo y una capacidad ociosa de la OPEP bajos, los consumidores no tienen mucho margen contra nuevas interrupciones del suministro", dijo un socio de Rhodium Group y ex asesor del Departamento de Estado, Trevor Houser.

"Eso significa que la aguja que el gobierno debe enhebrar para presionar a Irán sin elevar los precios del petróleo se ha vuelto aún más pequeña", agregó.

La Administración de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés), un brazo independiente del Departamento de Energía de Estados Unidos, dijo este miércoles que las aseguradoras occidentales se estaban negando a cubrir el riesgo comercial en algunos envíos de crudo iraní.

El 28 de junio, Washington aplicará sanciones sobre bancos extranjeros que faciliten la venta de petróleo iraní, lo que hará que los negocios con Teherán sean aún más difíciles.

Este miércoles, se publicaron noticias de que recientemente el gobierno estadounidense obligó a Noor Islamic Bank, un banco con sede en Dubai, a dejar de transferir dinero del petróleo iraní, lo que elimina otra conexión de Irán con el sistema bancario internacional.