Quito. Procesos más rigurosos de vigilancia y dificultad de acceso a créditos y a tecnología podría sufrir Ecuador, como un efecto de rebote a consecuencia de las relaciones comerciales que mantiene con la empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y que fue sancionada este martes por Estados Unidos, opinaron varios expertos.

En Ecuador, la petrolera venezolana es una empresa que mantiene varios proyectos importantes. Entre ellos están la Refinería del Pacífico, el canje de petróleo por derivados y el manejo del campo Sacha.

Las sanciones fueron anunciadas por el subsecretario de Estado por el gobierno estadounidense, James Steinberg, el martes pasado, en contra de la estatal venezolana, por haber vendido gasolina a Irán. Las sanciones se extendieron a otras seis empresas internacionales.

En el caso de Pdvsa, las sanciones consisten en no poder firmar contratos con la administración estadounidense ni contar con financiación de EE.UU. para sus operaciones de importación y exportación. Sin embargo, sí podrá vender petróleo a ese país.

Según Marcos López, ex miembro del directorio del Banco Central del Ecuador, podría haber repercusión de rebote en contra de la empresa petrolera ecuatoriana, en el sentido de que a nivel internacional se la monitoreará y vigilará más de cerca, por ser socia de una empresa sancionada.

Según dijo López, actualmente hay prácticas de cumplimiento en el comercio internacional que se denominan ‘Conozca a su cliente’ y ‘Conozca al cliente de su cliente’.

En este sentido, la reputación de Petroecuador puede verse afectada y, por tanto, ser sometida a más análisis a la hora de realizar negociaciones.

El analista petrolero y ex sindicalista Fernando Villavicencio consideró que una posible afectación para Ecuador se daría en el caso de que se buscara crédito para la Refinería del Pacífico, ya que una de las sanciones es no firmar contratos de crédito con EE.UU. y Pdvsa es socia en este proyecto.

Sin embargo, recordó que el financiamiento se ha gestionado con Corea, aunque sin mayores resultados.Edmundo Brown coincidió en que podría afectarse el acceso a la tecnología para el proyecto de la nueva refinería.

Brown opinó que más que afectaciones directas, las sanciones establecidas por EE.UU. son un llamado de atención para que las empresas cumplan con normativas de comercio internacional. “Al buen entendedor, pocas palabras”, dijo.