Seúl. Irán podría ver casi US$5.000 millones de su dinero retenido en Corea del Sur para fines de año, ya que las sanciones no le permiten repatriar los recursos originados en sus ventas de petróleo, dijeron este miércoles fuentes del gobierno coreano al tanto de la situación.

Las sanciones no penalizan la compra de crudo iraní por parte de refinerías fuera de Estados Unidos, pero dificultan el pago de dinero al contado a la República Islámica, que representa el 50% de sus ingresos gubernamentales, a través de bancos en el extranjero.

Sólo esta semana las refinerías indias comenzaron a pagar alrededor de US$5.000 millones en deudas por petróleo luego de luchar por siete meses para encontrar una forma de llevar el dinero a Teherán.

Washington intenta aislar a Teherán por su programa nuclear, creyendo que Irán lo utiliza para desarrollar armas. Teherán dice que necesita energía nuclear pra fines pacíficos.

Corea del Sur es uno de los principales compradores de crudo iraní, importando un promedio de alrededor de 230.000 barriles por día, según las importaciones totales en el primer semestre del año.

Las refinerías surcoreanas depositan sus pagos por el crudo iraní en cuentas bancarias en Corea del Sur.

El monto de dinero atrapado ya llegó a 4 billones de wones (US$3.820 millones), según una de las fuentes, que no pudo ser nombrada debido a la delicada situación. La suma podría alcanzar los 5 billones de wones (US$4.760 millones) para fines de año, agregó la fuente.

El año pasado, Seúl dio permiso al banco central de Irán para que abriera cuentas denominadas en wones coreanos luego de que Corea del Sur puso en su lista negra a la sucursal en Seúl de Bank Mellat y otras 101 empresas iraníes como parte de sanciones internacionales impuestas por los planes iraníes de desarrollo nuclear.