Marcos Martínez Gavica, presidente de Santander México, tiene claro que su obsesión no es que este banco sea el más grande de los que operan en el país, sino el mejor. Consolidar esta meta es uno de sus objetivos.

“No nos movemos para ser el banco más grande de México, de hecho ésa no es la intención; no tenemos ningún interés por ser el banco más grande en el país, pero sí por ser el banco líder”, afirmó.

En entrevista, el presidente de la filial española precisó que el proyecto permanente del banco es consolidarse y ser líder en la calidad de su servicio y en ofrecer los mejores productos al cliente, así como en destacar en los productos y segmentos en los que hay más potencial y necesidad en el país.

“Entonces, consolidarlo y mantenerlo como en el caso de las pymes, donde somos el banco número uno; o en el hipotecario, donde somos el número dos. Pero si quitas la vivienda de interés social, donde no participamos, estamos cercanos a ser el número uno”, precisó el banquero.

Al cierre del 2014, Santander se ubicó en el tercer lugar del sistema en materia de cartera de crédito total, la cual ascendía a 465,541 millones de pesos, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Ello, explica Marcos Martínez, representó un crecimiento del crédito para Santander de 18% en el año, cuando en el sistema el financiamiento total creció alrededor de 10%.

En Santander México, los principales sectores de atención son las pequeñas y medianas empresas (pymes) y el hipotecario. En estos dos rubros, el banco ha registrado resultados importantes en los últimos años.

“Las pymes son el área de negocio que más creció en crédito; de las pymes tengo las cifras de enero a enero y nuestro crédito en ellas creció 29%, con lo cual seguimos consolidando nuestro primer lugar en crédito a las pymes y separándonos del segundo lugar, con una muy buena calidad de cartera, y con el mercado creciendo a 13 o 14 por ciento. Nuestra intención no es bajar ese porcentaje, pensamos que lo podemos mantener todo este año”, detalló.

Y añadió lo siguiente: “En el hipotecario, por ejemplo, estamos creciendo a 18%, y aunque dicen que falta demanda, sí, pero en nuestro caso, una de cada cinco hipotecas en nuestro segmento la damos nosotros y hasta un poco más”.

Marcos Martínez destacó que en el banco están contentos, ya que en materia de crédito avanzan al doble de velocidad que el sistema en general, y prevé que en el 2015 no se baje el ritmo, ni siquiera con la baja en los petroprecios y el consecuente anuncio de un ajuste al gasto público por parte del gobierno federal.

“Vamos por buen camino, vamos a terminar superando o igualando todos los crecimientos en las diferentes áreas de negocio del año pasado. Por lo menos hasta febrero ahí están, pero los ritmos que el banco trae no se han disminuido”, enfatizó.
No preocupa baja 
de petroprecios

El año pasado Santander anunció que invertirá 10,000 millones de dólares en los próximos años en México para proyectos de infraestructura, incluidos los del sector energético. El banco también participa en proyectos de energía renovable.

La baja de los últimos meses en los precios del petróleo no preocupa al banco, pues aunque las inversiones para este sector se retrasen un poco, sólo hay, a decir de Marcos Martínez, un cambio de foco.

“¿Qué cambiará? El porcentaje de participación de Petróleos Mexicanos, pero seguramente habrá inversionistas que como siguen viendo la rentabilidad, estarán dispuestos a tomar un porcentaje mayor (...), y por eso es que no estamos tan preocupados porque se acabó una oportunidad de negocio. Ni se acabó ni se va a diferir demasiado.

Esta situación (de precios bajos en el crudo) ha traído como consecuencia que todo mundo se haya puesto a pensar, el gobierno, las empresas y la banca, nosotros por supuesto, sobre en qué otras cosas, en cuáles tienes que acelerar y en cuáles otras tienes que hacer determinadas estrategias para llenar ese hueco de lo que se va a diferir”, concluyó.