Madrid. Banco Santander, el mayor banco de la zona euro por capitalización, anunció este miércoles un descenso interanual del 50% en sus ganancias netas del segundo trimestre tras verse impactado por cargos extraordinarios.

Los beneficios en el período abril-junio de Santander, que se encuentra con sus mayores desafíos en Brasil y Reino Unido, se situaron en 1.280 millones de euros, ligeramente por encima de lo esperado por los analistas.

El resultado registró un impacto negativo de 368 millones de euros por items extraordinarios, incluidos costos de reestructuración y un cargo por el aporte al fondo de resolución europeo.

En el conjunto del primer semestre, el descenso interanual del beneficio fue del 31,7% a 2.911 millones de euros, frente a los 2.877 millones esperados por los analistas según la media simple de un sondeo de Reuters.

En el Reino Unido, la fuerte caída de la libra tras la votación de los británicos a favor de salir de la UE hizo que el beneficio neto, al convertirlo en euros, cayera un 14% entre el primer y el segundo trimestre.

Los bajos tipos de intereses y la fuerte competencia en precios siguieron presionando sus márgenes en España, al igual que en el resto de entidades.

Pese a la incertidumbre en el Reino Unido, que contribuyó con un 20% al beneficio del grupo (frente al 23% en el primer trimestre), el banco dijo que mantiene sus objetivos financieros para 2016.

El negocio de Brasil, equivalente a un 19% del beneficio, subió casi un 20% en el segundo trimestre respecto al primero ante señales de una leve recuperación tras más de un año de severa recesión.

Los bajos tipos de intereses y la fuerte competencia en precios siguieron presionando sus márgenes en España, al igual que en el resto de entidades.