Madrid. Banco Santander reportó este miércoles una caída interanual de un 3% en su ganancia neta del segundo trimestre, luego de ser impactado por unos costos de reestructuración de 300 millones de euros (US$350,3 millones) ligados principalmente a la integración de Banco Popular.

Santander -que se adjudicó Popular en junio del 2017- reportó una ganancia neta de 1.698 millones de euros (US$1.984 millones) en el período de abril a junio. Los analistas esperaban una utilidad neta de 1.650 millones de euros (US$1.928 millones), según un sondeo de Reuters.

El margen de intereses -la diferencia entre lo que el banco cobra por los préstamos y paga por los depósitos- creció un 10% en el primer semestre.

Tras estos resultados, el banco dijo que sigue en camino a cumplir su objetivo de capital y elevar su ganancia a un doble dígito en el 2018.