Los saqueos a comercios ocurridos entre jueves y viernes en Argentina que dejaron al menos dos muertos, también arrojaron pérdidas económicas por 26,5 millones de pesos (US$5,4 millones), según un estudio difundido este sábado por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

"Más de 500 pequeños y medianos comercios del país fueron destruidos y arrebatados por la ola de saqueos violentos que se propagaron en la mayoría de las provincias entre el jueves 20 y el viernes 21 de diciembre", indicó el estudio.

La CAME dijo que "si bien es difícil valorar las pérdidas reales, ya que además de los saqueos y destrozos miles de comercios cerraron sus puertas por precaución justo en los días de mayores ventas del año, las pérdidas son cuantiosas".

Según la información recolectada por CAME, en 40 de las ciudades afectadas, sólo en esas localidades hubo 292 comercios saqueados con pérdidas valuadas en 26,5 millones de pesos (US$5,4 millones).

"Pero la cantidad de comercios afectados superaría los 500 cuando se agregan locales comerciales que, si bien no fueron saqueados,quedaron expuestos a roturas de vidrios y otro tipo de daños significativos", destacó la CAME.

Además, "el costo real del vandalismo del jueves y viernes se multiplica cuando se computan impactos como las pérdidas de ventas ocasionadas por el cierre temporario de muchísimos negocios", añadió la Cámara.

La CAME lamentó que la situación de los comercios pequeños y medianos "es delicada porque la mayoría de ellos no están preparados con personal de seguridad como para enfrentar este tipo de situaciones".

"A su vez, las fuerzas de seguridad oficiales, se concentran mayormente en proteger los grandes negocios, que de por sí cuentan con sistemas de protección propios", agrega el estudio.

Por ello, ante la dimensión de los actos y el nerviosismo reinante, "es urgente e indispensable que se destine personal de seguridad a reforzar la seguridad de los comercios más chicos y darles un clima de tranquilidad en esta fecha tan importante para el comercio", instó la entidad.

Los saqueos del jueves y viernes, por los cuales el gobiero argentino responsabilizó a centrales sindicales opositoras, han abarcado todo tipo de rubros, desde alimentos y bebidas hasta zapaterías, farmacias, regalerías, indumentaria, o electrónicos.

Hubo comercios que perdieron toda la mercadería que tenían en stock para las fiestas y ya no hay tiempo para reponerla, advirtió la entidad.