La Paz. Bolivia pagará cada año $US20 millones por el satélite de telecomunicaciones Túpac Katari, que tendrá una vida útil de 15 años y será puesto en órbita entre el 2013-2014.

El aparato espacial se adquirirá con un crédito chino de $US251 millones. El viceministro de Telecomunicaciones, Wilber Flores, confirmó ayer que “el satélite tendrá una vida útil de 15 años, o sea hasta el 2029, luego será reemplazado por otro”.

La autoridad, en conferencia de prensa, aclaró que el propio satélite pagará el crédito con el servicio que dará a los operadores privados de Bolivia y otros países de la región. Se espera captar $US13 millones al año, manifestó.

“El propio satélite honrará el crédito porque es un proyecto autofinanciado con la venta de servicios. La capacidad será usada para proyectos en salud, educación, de la Policía, Fuerzas Armadas, proyectos de inclusión social donde se pretende llegar a 22.000 poblados que tienen menos de tres mil habitantes”, sostuvo.

La necesidad de contar con el mismo nació de un estudio realizado por la comisión conformada por el Viceministerio de Ciencia y Tecnología, de Telecomunicaciones y el Viceministerio de Defensa.

El director de la Agencia Boliviana Espacial (ABE), Iván Zambrana, explicó que el beneficio del satélite lo sentirán más los pobladores del área rural, pues les llegará el servicio de televisión y telefonía móvil y la red internet también estará al alcance de todos.

“Hay que ver el satélite con una perspectiva amplia; llegar con comunicación hasta el rincón más remoto del país, estamos seguros que influirá en todos los ámbitos de la telecomunicación. El servicio elevará significativamente el nivel de vida en lugares donde no existen las facilidades que se dan en las ciudades”, dijo.

En diciembre del 2010, ejecutivos de la empresa china Great Wall Industry y el director de la ABE firmaron el contrato comercial para la construcción y puesta en órbita del satélite Túpac Katari, a ejecutarse en 36 meses. El crédito, a la par de la construcción del aparato espacial, regirá cuando la Cámara de Senadores sancione el convenio de la deuda con el Banco de Desarrollo de China.

Beneficio. Según el Gobierno, de los $us 251 millones, 130 se destinarán a la construcción del satélite, 70 para el lanzamiento y el seguro, 45 millones para el primer año en órbita y el resto del financiamiento irá a las estaciones terrenas de control  y el entrenamiento de los 70 ingenieros bolivianos que viajarán a China.

Zambrana sostuvo que el satélite impulsará el desarrollo del país y se complementará con proyectos específicos a ser impulsados  por los diferentes ministerios en el área de salud, educación, control del territorio y otros.

“Por ejemplo, hay muchas poblaciones alejadas que carecen de un médico especialista en diferentes enfermedades, pero con la telemedicina, el profesional que presta sus servicios en el área rural podrá comunicarse con un especialista de la ciudad para que pueda diagnosticar e incluso dirigir una cirugía”, mencionó.

Lo mismo ocurrirá en educación: los profesores y alumnos podrán actualizarse con la red internet. Esta expectativa se basa en la entrega de computadoras de parte del ministerio a los profesores este año.

“Todo esto va a ser posible, no va hacer falta que desde la población alejada, un paciente o profesor tenga que trasladarse a la ciudad para curarse o actualizarse. Con este paso también se está luchado contra la discriminación, porque se está universalizando el servicio de telecomunicación”, adelantó el funcionario.

Algunos datos del satélite. El satélite Túpac Katari tendrá instalados 30 transformadores, que repetirán las señales que reciban de la tierra y las difundirán a zonas geográficas de la tierra. Llevarán la señal a parte del continente sudamericano, pero cubrirán la totalidad del territorio boliviano.