Los mercados financieros, incluyendo los productos básicos, pasaron la mayor parte de la semana recuperándose de la sorpresa causada por la debilidad del reciente informe sobre el empleo en los Estados Unidos, detalló la entidad especializada en inversión y trading online, Saxo Bank .

Las acciones de la primera economía mundial cayeron a su nivel más bajo del mes y en Europa continúa la divergencia entre los diferentes países. La amplia diferencia en los rendimientos en lo que va del año entre el índice DAX en Alemania y el índice IBEX de España es, actualmente, del 27%.

España en particular está en el centro de la prolongada crisis de endeudamiento de Europa con el rendimiento de sus bonos soberanos a 10 años cerca del 6%, más de cuatro puntos porcentuales por sobre su equivalente alemán.

Mientras tanto, el dólar sigue su camino sin destino, ya que el par de divisas más negociado en el mundo, euro-dólar, vuelve a encontrar soporte más allá del importante nivel inferior de 1.3000 unidades. La compra del euro, la venta de dólares que confirmó el nivel de soporte, ayudó a una cierta recuperación del impulso de los productos básicos durante el fin de semana.

No obstante, las perspectivas de crecimiento global a corto plazo de China, donde el crecimiento del primer trimestre registró el nivel más bajo en tres años, señalan una cierta tendencia a la debilidad y podrían limitar el potencial de los productos básicos durante este trimestre.

Las noticias de China dispararon algunas ventas de metales industriales, especialmente el cobre, que en un punto se acercó a niveles de soporte críticos antes de recuperarse, tras debilitarse el dólar.

El oro recibió un impulso después de que el soporte se mantuvo una vez más y a partir de un pronóstico de que podría llegar a los US$2.000 antes de 2013.

Por su parte, los precios del petróleo pusieron a prueba la fortaleza del soporte durante toda la semana. 

Oro nuevamente se mantiene atento a la Reserva Federal. Los operadores del mercado del oro se equivocaron en varias ocasiones durante los últimos meses, ya que el principal elemento determinante de los precios han sido las conversaciones sobre nuevas emisiones de dinero en los Estados Unidos. Los datos recientes sobre el débil crecimiento del empleo estadounidense pusieron foco nuevamente en la posibilidad de que se proporcione mayor liquidez.

Además, GFMS, uno de los principales consultores del mundo en metales preciosos, también proporcionó soporte. En su Gold Survey 2012, pronostica que el oro podría superar los US$2.000 por onza troy para fin de año, o principios de 2013.Las razones de este aumento continuo son de conocimiento público, siendo estas la preocupación por la crisis de endeudamiento en la zona del euro, los rendimientos reales negativos y las perspectivas de una mayor emisión monetaria en los Estados Unidos.

El precio máximo alcanzado en 2013, y la retracción subsiguiente, sucederán una vez que se concrete la posibilidad de un aumento de las tasas en los Estados Unidos.

GFMS también considera que la oferta proveniente de la minería y los desechos seguirá aumentando más que la demanda para la producción de joyas y otros productos, dejando a la comunidad de inversores la responsabilidad por el impulso de la demanda. Además, considera que llegará un momento en que no habrá suficientes inversores que den un paso adelante y ésto podría marcar el cambio del mercado.

Se estima que el piso a corto plazo es US$1.530 la onza, pero se alcanzará solamente en una hipótesis en la que los inversores se alejen del riesgo (risk-off) y el precio del oro fuera arrastrado hacia abajo durante un tiempo.

Los negociadores técnicos y de momentum también se vieron reconfortados por el hecho de que el promedio móvil de 55 semanas de US$1.647 la onza se mantuvo firme sin cambios en la línea de tendencia de soporte de 2008 de US$1.625.

En los próximos días, es poco probable que se supere la resistencia que se sitúa en US$1.697 y muchos inversores mantienen una actitud indiferente ante el oro, debido a las numerosas falsas alarmas que se han generado desde hace ya varios meses.

No obstante, también se podría argumentar que éstos son buenos augurios si se interrumpiera la tendencia favorable ya que muchos fondos de cobertura han quedado subexpuestos y tendrían que reaccionar si el panorama técnico se vuelve más positivo.

Metales precios son afectados por la recesión económica. Después de una fuerte alza en enero, los metales industriales tuvieron un leve "traspié" debido a las señales emergentes de ralentización de la actividad económica en China.

Después de mantenerse dentro del rango desde principios de febrero, la situación se volvió progresivamente negativa en las últimas semanas, culminando con un informe de desempleo más negativo de lo esperado en los Estados Unidos el viernes pasado, lo cual redujo aún más las perspectivas de la actividad económica.

No obstante, el principal responsable es China, donde los fuertes aumentos en los inventarios de productos relacionados con la construcción como el cobre y el acero, generaron preocupación sobre la magnitud de la desaceleración.

Tomando en cuenta que el gigante asiático ha representado en los últimos años más del 40% del consumo mundial y más del 50% del crecimiento del consumo mundial de los principales metales industriales, las perspectivas de este país constituyen la clave para las variaciones de los precios a corto plazo.

El cobre, que es el metal que registra mayor volumen de negociación, ha caído por debajo de los niveles técnicos tanto en Londres como en Nueva York, y actualmente busca soporte.

En vista de los temores de una caída brusca en China y de datos económicos desalentadores en los Estados Unidos en el próximo trimestre, es posible que el precio tenga dificultades para afianzarse. Técnicamente los operadores están buscando soporte en US$8.000 la tonelada métrica en LME y en Londres y COMEX US$3,6 la libra.

Aunque se espera que la demanda del cobre sea relativamente débil, es posible que problemas de oferta impidan que los precios bajen mucho más. La producción de algunos de los principales países productores ha sido decepcionante, debido a una serie de problemas tales como conflictos laborales, factores climáticos adversos, problemas técnicos y una degradación general, ya que muchas de las minas han alcanzado su madurez. 

El volátil y delicado escenario del petróleo. Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo y actualmente el único país con capacidad ociosa, expresó nuevamente su descontento con los precios actuales que superan los US$120 el barril.

El ministro de petróleo de Arabia Saudita, Naimi, dijo que no hay escasez de oferta y que sus reservas en el Reino y en todo el mundo están completas actualmente. Además, agregó que Arabia Saudita está dispuesta a hacer bajar los precios y que puede producir más petróleo si se le pide, a pesar de que ya produce 10 millones de barriles por día, lo cual representa el nivel más alto de producción de las últimas tres décadas.

La Agencia Internacional de Energía también hizo todo lo posible por calmar los mercados de petróleo cuando anunció que el mercado del crudo había superado el ciclo de dos años de oferta limitada.

La entidad considera que el crecimiento de la demanda se debilitará en un momento en que Arabia Saudita está aumentando su producción.

¿Dónde va entonces todo el petróleo si no es utilizado para el consumo? La Agencia Internacional de Energía considera que buena parte del crudo adicional ha sido guardado tanto en tierra como en el mar especialmente por muchas economías emergentes que tienen poca cobertura para el futuro y, por lo tanto, han aumentado sus reservas estratégicas para protegerse de interrupciones potenciales en la oferta.

Con todas las expectativas puestas en Irán. El grupo P5+1 formado por China, Rusia, Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y Alemania se reunirá en Irán, por primera vez en un año, para hablar sobre las formas de alcanzar una solución a la paralización que ya lleva un mes de duración.

La paralización responde a las intenciones de Irán de desarrollar armas nucleares y que ha contribuido en gran medida a aumentar el precio del petróleo durante este año.

Las sanciones impuestas a Irán conllevan el riesgo de que las exportaciones de petróleo del país caigan a niveles que no se registran desde la guerra entre Irán e Iraq a mediados de los años 80.

Además, los altos precios registrados no solamente perjudican a Irán sino también a los países que los implementaron. El crudo Brent negoció a precios más bajos en tanto que el crudo WTI se mantuvo en los tres dígitos, favoreciendo así el diferencial elevado entre las dos referencias.

El oleoducto marino que se inaugurará próximamente desde Cushing, el centro de suministro del crudo WTI, al Golfo de México, ayudará a aliviar un poco la presión sobre la capacidad de almacenamiento en la región. Esto permitirá que el precio del crudo WTI vuelva paulatinamente al nivel del precio internacional representado por el crudo Brent.

El crudo Brent estuvo la mayor parte de la semana buscando soporte entre los US$119 y los US$120 por barril y hasta ahora ha conseguido encontrarlo. Hasta que se vean mejoras en la situación con Irán, los vendedores en corto han estado satisfechos con obtener ganancias por encima de US$119, ya que es improbable que se reduzca significativamente la prima de riesgo antes de que comiencen a surgir señales de que se ha alcanzado una solución.