Los mercados financieros y de materias primas tuvieron una actividad limitada como consecuencia de las elecciones realizadas este fin de semana en Grecia, centrándose en ajustar o posiblemente en reducir la exposición ante la votación crucial que podría determinar el futuro de Europa y de la divisa comunitaria, así lo detalló la entidad especializada en negociaciones e inversiones online, Saxo Bank.

Por segunda semana consecutiva, el euro recuperó algunas de sus pérdidas recientes debido a una cobertura corta y anticipándose a nuevas iniciativas políticas. También hubo un estímulo por parte de fuentes que indican que los principales bancos centrales estarían listos para inyectar liquidez de manera conjunta en caso de desatarse una fuerte aversión al riesgo tras las elecciones en Grecia.

El índice de materias primas DJ-UBS casi no sufrió alteraciones durante la semana, liderado por incrementos en el gas natural y los metales, mientras que algunos productos agrícolas como el café, la soja y el trigo tuvieron un movimiento bajista.

OPEC se vuelca por el status quo. Los ministros del petróleo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC) se reunieron en Viena, ante la reciente y dramática venta masiva en el mercado del crudo.

El llamado a que Arabia Saudita recorte la producción por temor a que los precios sufrieran un nuevo desplome finalmente fue rechazado. La OPEC mencionó los riesgos bajistas que enfrenta la economía global al mantener un objetivo de producción de 30 millones de barriles diarios, por lo que la producción diaria actual se aproxima a los 32 (mbpd).

A pesar de que la OPEC se mostró unida, no caben dudas que en los próximos meses será Arabia Saudita quien decida unilateralmente los niveles de producción, ya que uno de los principales proveedores del crudo en el mundo manifiesta su preocupación por el impacto que tendrá el embargo de Irán sobre la oferta que comenzará a regir a partir del 1 de julio, y al aumento temporal de la demanda durante el tercer trimestre del año.

Irán es uno de los países que más afectados por la caída de los precios del crudo, dado que las sanciones han comenzado a afectar sus niveles de producción. El crudo Brent se mantuvo casi toda la semana en un mismo nivel cercano a su reciente nivel más bajo, luego de un fallido intento de alza durante la semana anterior, por lo que el contrato a término se ahora encuentra en un rango de entre 96 y 102,50.

Cualquier intento al alza será en vano a raíz de la incertidumbre sobre el futuro de Europa y a la retracción económica que padecen los EE.UU. y China. Pero el lado positivo se encuentra en la presión por la venta especulativa generada por la liquidación de posiciones largas, que ha tenido gran peso durante la venta masiva, debería comenzar a frenarse luego de que las posiciones largas netas regresaran a niveles más manejables.

Pero, al igual que en marzo, cuando la preocupación por los US$150 por barril de crudo representó un soporte para el mercado, los actuales rumores sobre los US$50 por barril – si es que la economía global continua deteriorándose - generarán una actividad operativa cautelosa durante el verano.

El gas natural aumenta al bajar las reservas. El informe semanal de almacenamiento del gobierno de los EE.UU. sorprendió al mercado al anunciar que las reservas sólo se incrementaron en 67 millones de pies cúbicos en comparación con un aumento de 75 billones.

El precio del gas natural subió 14%, el mayor aumento diario desde el 10 de septiembre de 2009, y cerró apenas por debajo de US$2,5. Al parecer, se habría establecido un piso en el mercado, pero aún es prematuro determinar si se trata del inicio del alza que muchos inversores estuvieron esperando.

Para que continúe el recambio de carbón a gas, el precio debería mantenerse preferentemente por debajo de US$2,5 y sin superar US$2,75 hasta el final de la temporada de inyección.

El verano estadounidense proporciona un incremento en el consumo de gas utilizado por los generadores eléctricos al aumentar la demanda de refrigeración.

El comportamiento de la temperatura durante los próximos meses en comparación con otros años será determinante para los precios del gas natural.

El oro muestra señales de fortaleza. Al igual que el del cobre y el platino, el metal dorado ha mostrado solidez durante la pasada semana.

La confianza en el oro ha ido en aumento gracias a que las dos últimas retracciones fueron detenidas por compradores que creen que los bancos centrales proporcionarán un estímulo adicional al continuar la desaceleración de la economía global.

En India, el principal consumidor mundial, el precio de la rupia aumentó repentinamente su nivel más alto en los últimos tiempos producto de una combinación entre una moneda débil y el aumento de las compras de los joyeros ante la temporada de bodas que se avecina.

Sin embargo, la demanda física de Asia se mantiene floja en medio de la retracción económica de India y los precios elevados. Cualquier signo de actividad física, por más pequeño que parezca dentro del panorama general, tiende a generar un impacto psicológico positivo en los operadores.

Para poner fin a la preocupación sobre una corrección más profunda, sería necesaria una ruptura por encima del nivel más elevado en 1,640. Al menos se ha constatado una banda de soporte importante entre 1.540 y 1.560 establecida por encima de la línea crucial a 1.520.

Suben el platino y el cobre. Desde comienzos de junio, el platino ha subido más de 4% desde el comienzo de junio superando así al oro, dado que los productores reaccionaron con un recorte en la producción ante la posible retracción de la demanda por parte de la industria automotriz.

Respecto a la relación del precio entre el oro y el platino, ante la preferencia de operar con ambos metales en lugar de hacerlo en de manera individual, la diferencia entre el platino y el oro se ha reducido cerca del 9 % en comparación con la prima media de 23% de los últimos cinco años.

El cobre aumentó gracias a una combinación entre el aumento de las importaciones en China, el principal consumidor del mundo, y la especulación sobre el estímulo adicional que aportaría la Reserva Federal (FED) a raíz de la retracción de la economía que padece Estados Unidos.

Gran parte de la atención se ha centrado en la demanda menguante, pero hasta que no se genere una mayor capacidad minera en la temporada 2013/2014, la oferta también se verá desafiada, generándose así un soporte a los precios.