Lima, Andina. La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) informó este miércoles que el Banco Itaú de Brasil y el banco Bancolombia planean iniciar próximamente sus operaciones en el mercado peruano.

El jefe de la SBS, Felipe Tam, explicó que el Banco Itaú tiene una oficina de representación y está evaluando el mercado peruano para luego tramitar la licencia correspondiente.

Mientras que Bancolombia está pidiendo la autorización para implementar una financiera en Perú y ya tiene varias empresas en el país dedicadas al leasing (arrendamiento financiero) y la fiducia, pero su intención es constituir un banco, refirió.

Además, recordó que el Industrial and Commercial Bank of China (ICBC) ya presentó su solicitud de organización en Perú, la cual es evaluada por la SBS.

Durante su presentación ante la Comisión de Economía, Banca, Finanzas e Inteligencia Financiera del Congreso de la República, precisó que durante su gestión en la SBS se autorizó el funcionamiento en Perú de los banco Falabella, Ripley, Santander, Azteca, Deutsche Bank y, recientemente, el Banco Cencosud.

“En la medida que entren bancos bien analizados, va a fomentar la competencia y bajar la concentración bancaria que ahora sucede, y podría propiciar una rebaja de tasas de interés y mejores servicios al cliente”, comentó.

Asimismo, mencionó que la SBS otorgó siete autorizaciones de conversión para la constitución de la financieras Edyficar (que luego fue adquirida por Credicorp), Crediscotia Financiera (que tuvo como base el Banco del Trabajo), Financiera Confianza, América Financiera, Financiera Efectiva y Mitsui Auto Finance Perú.

“También hemos dado a dos nuevas licencias a financieras, una a Financiera Universal de Ecuador, cuya solicitud de organización fue presentada en la gestión anterior, y Financiera Uno, empresa que pertenece al grupo Interbank”, reseñó.

Indicó que la SBS autorizó el funcionamiento de oficinas de representación al Helm Bank de Estados Unidos, Clariden Leu de Suiza, Morgan Stanley de Estados Unidos, Bladex de Panamá, Banco Itaú y el Banco de Tokio – Mitsubishi de Japón.

Asimismo, Tam enfatizó que la SBS no ha recibido o aprobado ninguna solicitud de licencia para banco o entidad financiera que haya tenido algún tipo de vinculación con hechos relacionados al lavado de activos o narcotráfico.

Indicó que durante la actual administración de la SBS se revisó que los accionistas, organizadores, directores o gerentes de las autoridades financieras que fueron autorizadas a operar en los últimos años no tengan vínculos con actividades ilícitas.

“Pediría cautela porque se trata de instituciones en marcha y que tienen ahorros del público, y cualquier mención no apropiada podría ocasionar un retiro de depósitos”, dijo en respuesta a algunas publicaciones en medios de comunicación y que fue motivo de su presentación ante la Comisión de Economía.

Finalmente, mencionó que durante su gestión en la SBS se creó el Departamento de Supervisión de Lavado de Activos como una dependencia que verifica que en los bancos no se produzcan casos, así sean aislados, de lavado de activos.