Bogotá. La posibilidad cierta de recibir ingresos extraordinarios por el aumento de las exportaciones de productos de minas e hidrocarburos, ha permitido a diversos sectores de la sociedad colombiana, gobernadores de departamentos, organismos de investigación, gobierno y legisladores, abordar desde diversos puntos de vista e, incluso, analizar, la propuesta de realizar cambios constitucionales para el mejor aprovechamiento de estos recursos.

Se trata pues de llevar a la práctica el proceso de descentralización y redistribución de ingresos de forma equitativa, a través del sistema de regalías que se duplicará del año 2010 al 2014.

"Esta no es una reforma a la fuente sino al uso de los beneficios fiscales, es decir, es una regulación al sector minero y petrolero. Una reforma fiscal al uso y al ahorro macroeconómico y a la generación de regalías", dijo el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, quien advirtió que las regiones recibirán casi 2% del PIB.

Un aspecto en el que concuerdan todos es que el sistema de regalías debe ser equitativo, aun cuando mayores beneficios de la explotación de los recursos (petróleo, oro, carbón, níquel) sean para las regiones donde se extraen, como compensación por daños medioambientales.

"Tenemos que echarle cabeza, como nación y en el congreso, qué vamos a hacer con esa cantidad de plata. Creo que eso demanda una nueva filosofía, que básicamente es la equidad", señaló Echeverry.

"Hay una inequidad tradicional e histórica con las regiones costaneras y fronterizas del país, por lo que se plantea crear un fondo regional en un período determinado, para compensar el atraso de algunos departamentos".

Al margen de favorecerlos, también coinciden todos en la necesidad de ahorrar y de hacerlo de "manera sustancial".

"Esos ahorros pueden ser en pensiones y en el fondo de estabilización macroeconómica que ya existe, pero no se utilizarán para Salud y Educación, ante la existencia de programas nacionales, departamentales y municipales que se ocupan de ambos temas", argumenta Echeverry.

Hablan las regiones. La equidad es el sustento de la nueva repartición del sistema de regalías. No obstante, los problemas de las regiones son tan complejos, debido a problemas como la pobreza, el desplazamiento, la violencia guerrillera y paramilitar, que algunos gobernadores han llamado la atención de priorizar el impacto de la explotación y las consecuencias que tendrá en sus regiones.

El gobernador de Santander, Horacio Serpa, advirtió "Si se declarara comerciable un yacimiento de petróleo en cualquier municipio de nuestra región, en los próximos cinco años llegarían malandros de todo este país, la guerrilla, los paramilitares, la prostitución, los fulleros, jugadores y cinco años más tarde llegan los pesos provenientes de las regalías".

"Nosotros queremos que todos los colombianos se beneficien de las riquezas del país, si hay una bonanza tanto mejor, porque una de las mayores dificultades de los países latinoamericanos como el nuestro, es la pobreza, y debemos volcar todos los recursos que se generen contra este flagelo", advirtió.

Y agrega: "El debate me parece magnífico, porque ha habido claridad sobre inequidades, sobre aplicaciones definitivamente correctas, y otro aspecto que ha salido en este debate es el de la debilidad institucional para aplicar correctamente los recursos".

Serpa también habló sobre la necesidad de debatir acerca de la política petrolera. En ese sentido dijo que esta era una gran oportunidad, y "entre otras cosas, para hablar de los beneficios que recibe el Estado colombiano, que a diferencia de otros tiempos donde había mucha violencia debía realizar grandes inversiones, y ahora esto ha cambiado, por lo que se debe llamar a las grandes empresas a invertir".

Y advirtió acerca de la necesidad de descentralizar la toma de decisiones, poniendo como ejemplo que las necesidades de las regiones las conocen mejor sus habitantes que quienes desde Bogotá pretenden resolverlas.

Bisagras. El Centro de Investigación Económico y Social, Fedesarrollo, fue el organizador del encuentro, y su director ejecutivo, Roberto Steiner, advirtió que los recursos no son permanentes, "hoy se tienen muchos y mañana no", y para enriquecer el debate, puso la anterior premisa en discusión y el tema de la distribución de las regalías por regiones, como temas "bisagras" impulsores del desarrollo.