Santiago. La mina de cobre chilena Doña Inés de Collahuasi rompió este viernes las negociaciones contractuales con el sindicato de la mina y acusó a sus líderes de intolerancia y falta de realismo, al cumplirse 29 días desde el comienzo de la huelga.

Las partes retomaron el diálogo esta semana, luego de que un líder de la Iglesia Católica logró llevar ambos bandos a la mesa de negociaciones.

"Esta postura de los dirigentes, que empaña un proceso legal, hace mantener expectativas poco realistas a nuestros trabajadores, que implican demandas que no son sostenibles, empañando el proceso e induciendo a profundizar el conflicto, que con otra actitud ya debería haber estado solucionado", dijo Collahuasi en un comunicado.

Varios líderes sindicales no respondieron llamados para que comentaran al respecto. EL sindicato único de Collahuasi representa 1.551 trabajadores, lo que equivale al 90% de la fuerza laboral elegible para integrarse a él.

Al extenderse por 29 días, la huelga de Collahuasi se ha convertido en el paro más largo en la historia reciente del sector minero local.

En tanto, la mina continúa preparando un plan de contingencia, que incluye el contrato de 100 trabajadores de reemplazo.

Asimismo, más de 200 trabajadores depusieron su huelga y retomaron sus labores tras aceptar la última oferta de sueldo de la compañía.