Bogotá. La puesta en marcha del tren en el corredor Buenaventura-Yumbo en agosto del 2012 encendió el optimismo en los empresarios del occidente del país, aunque una serie de obstáculos pusieron en entredicho la operación por este corredor. 

Sin embargo, gracias a la llegada de nuevos inversionistas se pondrá en marcha una segunda fase, con la cual se buscará incrementar el movimiento de carga en el corredor de 500 kilómetros entre Buenaventura y Yumbo.

Así lo señaló el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, Luis Fernando Andrade, quien explicó que gracias a la entrega de dos locomotoras por parte del gobierno al concesionario Ferrocarriles del Pacífico (FDP), se incrementará la capacidad de empuje del ferrocarril, lo que permitirá pasar de transportar 10.000 toneladas a 80.000 toneladas de carga mensual.

De los 15 millones de toneladas que se mueven por Buenaventura, se espera que en un año por lo menos un millón se transporte por el ferrocarril.

El funcionario recalcó que adicional a estos equipos en septiembre el concesionario traerá de Sudafrica cuatro locomotoras más, con lo cual se espera pasar de mover 100 toneladas a un millón de toneladas en un año.

Por su parte, Juan Carlos Roncancio, gerente general de FDP señaló que con estas medidas se podrá ampliar el portafolio de carga a derivados del petróleo, carbón, azúcar, café, cereales y fertilizantes.

“Este es el único tren en Colombia que presta un servicio de transporte de todo tipo de carga, para todos los clientes” indicó Roncancio, quien explicó que en lo que resta del año se harán inversiones por US$31 millones, lo que permitirá dinamizar con integración y modernidad la infraestructura logística del país, en beneficio de importadores y exportadores.

La segunda fase de su operación está marcada por la llegada de Impala, operador global de terminales portuarios, almacenamiento y servicios de logística multimodales para el transporte de materias esenciales, como socio mayoritario, por medio de su compañía afiliada Fenwick Colombia.

Así mismo, el consorcio hará inversiones por $ 7.500 millones para atender el mantenimiento del corredor férreo y la atención de siete puntos críticos, con lo cual el tren podrá llegar hasta La Tebaida. Hoy desde Buenaventura a Cali se suben láminas de acero y baja azúcar y granos entre otros.

Impala desarrollará esta ambiciosa iniciativa con el apoyo de su socio Vecturis, que ha operado exitosamente ferrocarriles en más 8 países durante los últimos 20 años.

“Esta nueva etapa contribuirá al aumento de la dinámica comercial del país y traerá desarrollo social y económico a las comunidades a lo largo de la vía férrea, aportando en gran medida a la competitividad de los productos colombianos”, precisó Alejandro Costa Posada, gerente de Impala Colombia.

De los 15 millones de toneladas que se mueven por Buenaventura, se espera que en un año por lo menos un millón se transporte por el ferrocarril y una vez se consolide el corredor, con el incremento de la carga, esta podría llegar a cinco millones de toneladas.

Hoy en el Ferrocarril del Norte (Fenoco) se movilizan 40 millones de toneladas de carga, toda de carbón, explicó el presidente de la ANI, quien señaló que el Gobierno le sigue apostando a la recuperación del ferrocarril ya que se trabajará en la recuperación de los tramos Bogotá-Belencito y La Dorada Chiriguaná.

Ya la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez-Correa había anunciado que el gobierno trabaja para facilitar que el ferrocarril del Pacífico vuelva a rodar por la ribera del Cauca hasta el corregimiento de Bolombolo.