Ciudad de México. A pesar de que el mercado interno de la industria automotriz crece en niveles récord, siete marcas redujeron sus ventas durante los primeros siete meses del presente año.

De acuerdo con información de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), entre enero y julio, Smart fue la marca que contrajo en mayor medida sus ventas, pues cayó 46.6 por ciento. Este vehículo tuvo un cambio de versión al inicio del año.

La marca, que forma parte de Daimler, colocó al cierre de julio 329 unidades, 287 menos a las 616 de un año antes.

En el segundo lugar, se ubicó Land Rover, con una disminución de 35.3 puntos porcentuales, pues vendió 551 vehículos contra 851 que reportó en 2015.

La tercera que redujo en mayor medida sus ventas fue Acura, en 19.5 por ciento, porque entregó mil 84 vehículos, mientras que el año anterior contabilizó mil 346.

Enseguida se ubicó la japonesa Subaru, con un retroceso de 14.2 por ciento, porque registró la entrega de 707 automóviles, respecto a los 824 del año pasado. Anteriormente, esta marca se distinguió por mostrar el crecimiento más elevado, con niveles de hasta triple dígito.

La siguiente posición la ocupó la marca de camiones chatos Isuzu, con una contracción de 4.6 unidades porcentuales, pues reportó la entrega de 686 unidades, mientras que el año pasado fueron 722. Esta marca japonesa tiene en su portafolio una camioneta capaz de transportar una tonelada de peso.

Mazda también presentó una baja comercial de 3.3 por ciento, y contabilizó 29 mil 414 vehículos, mientras que en el periodo de referencia del año anterior fueron 30 mil 429. Uno de los modelos más demandados de ésta compañía japonesa es el Mazda 2.

La última marca que bajó sus ventas fue Fiat Chrysler Automobiles (FCA), en 3.1%, con la entrega de 54 mil 208 vehículos, en contraste con los 55 mil 943 de 2015.

Cabe aclarar que los resultados negativos de este conjunto de siete marcas no demerita el desempeño de la industria en el mercado interno, porque los datos acumulados a julio registraron un aumento de 18.3 por ciento, con lo que consiguió sumar 24 meses continuos con crecimientos de doble dígito.

Al cierre de julio, las ventas totales de automóviles contabilizaron 853 mil 620 unidades.