Pekín. El vasto sector manufacturero chino se fortaleció en marzo al aumentar los pedidos a fábrica, indicaron este jueves dos sondeos empresariales, apuntando a un enérgico crecimiento en el Producto Interno Bruto (PIB) que podría estimular un mayor ajuste monetario por parte de Pekín.

El índice oficial chino de gerentes de compras (PMI por su sigla en inglés) subió a 55,1 en marzo desde 52 en febrero, superando el promedio de 54,5 previsto en una encuesta de Reuters entre un grupo de economistas.

Los subíndices de producción, nuevos pedidos, nuevos pedidos de exportación, importaciones y empleo avanzaron con fuerza, así como los precios, subrayando la creciente presión inflacionaria que se genera al mejorar la economía.

El PMI principal de un sondeo paralelo elaborado por HSBC/Markit subió a 57, su tercer nivel más elevado en sus seis años de historia, desde 55,8 en febrero.

"Otra cifra sustancialmente alta en el PMI principal, combinado con una fuerte alza en las exportaciones, apunta a una aceleración en la producción industrial y posiblemente a un crecimiento por encima del 11% del PIB en el primer trimestre", dijo en un comunicado Qu Hongbin, economista en jefe de HSBC para China.

"Con la presión inflacionaria acumulándose con rapidez, esto aumenta el riesgo de un alza en la tasa de interés en los próximos meses", indicó Qu.

Se espera que el banco central chino eleve sus tasas de interés en el segundo trimestre y nuevamente para comienzos de 2011 junto a medidas de ajuste más modestas, como incrementos en los requerimientos de reservas para los bancos, de acuerdo a un sondeo de Reuters realizado la semana pasada.

Un investigador del gobierno dijo más temprano esta semana que el crecimiento anual de China alcanzaría 12% en el primer trimestre, acelerándose desde 10,7% los últimos tres meses del año pasado.

Las cifras del PIB para el trimestre de enero a marzo, que serán favorecidas por una baja base de comparación en el 2009 debido a la crisis global, serán reportadas el 15 de abril.