Ciudad de México. Falta de resguardos legales y financieros terminaron por truncar la venta de Mexicana de Aviación, ausencia que provocó que las negociaciones entre Tenedora K y PC Capital se diluyeran.

La falta de entendimiento entre las partes provocó que Tenedora K decidiera no traspasar el 95% de  las acciones de Nuevo Grupo Aeronáutico (NGA) ni tampoco firmara "convenio o contrato alguno para el traspaso de dichas acciones” a PC Capital, dando por finalizadas las tratativas con el grupo inversionista.

Alfonso Pasapera, representante legal de Tenedora K, comentó a El Universal que “en numerosas ocasiones se aplazó la fecha para que PC Capital acreditara, ante el conciliador, las secretarías de Comunicaciones y Transportes y del Trabajo, su capacidad financiera, y dar viabilidad al plan de negocios, pero incumplió el acuerdo”.

Las secretarías del Trabajo y de Comunicaciones y Transportes lamentaron el incumplimiento de PC Capital, después de los esfuerzos por parte de las autoridades, las cuales mencionaron estar alertas a los pasos del conciliador para concluir la reestructuración.

Pasapera, señaló que “desconozco la razón por la cual no llegó el dinero... lo más sano es la apertura a nuevos grupos interesados, porque lo que se busca es salvar a Mexicana".

Tras sostener una reunión con el secretario del Trabajo de México, Javier Lozano, el conciliador Gerardo Badín rechazó que se declare la quiebra de la aerolínea, afirmando que “se inicia un nuevo proceso de análisis de nuevas propuestas como la de TG Group, para que a más tardar el lunes se tenga una respuesta"

Antecedentes. PC Capital -una firma poco conocida de banca de inversión y asesoría en fusiones y adquisiciones- ofreció en noviembre de 2010 comprar y capitalizar a Mexicana, en una propuesta avalada por un juez y por el gobierno mexicano.

PC Capital, sin embargo, no cumplió con el plazo fijado esta semana para llevar a cabo la transacción y la situación de la aerolínea volvió a punto muerto.

Mexicana -con una deuda de más de US$1.000 millones y 8.000 trabajadores- es propiedad del grupo privado Tenedora K, que la compró al hotelero Grupo Posadas en agosto por menos de US$100 y que la ofreció en venta de nuevo tras un fallido plan para capitalizarla.

La operadora, que fue una de las dos mayores de México hasta el 2010, suspendió sus vuelos en agosto de ese año por estar al borde de la quiebra y requiere unos US$200 millones para volver a operar.

Nueva oportunidad. Con esta situación se abre la oportunidad para TG Group y otros inversionistas puedan entrar en la negociación.

Roberto Carricarte, uno de los inversionistas de TG Group, comentó que "nuestro plan sigue en pie... estamos en posibilidades de echar andar a la empresa con 35 aviones y recontratar a 80% de los trabajadores".

Las aerolíneas mexicanas están saliendo de una crisis causada por la recesión económica en México y el brote de influenza A H1N1 en el país en 2009.

Actualmente, Aeroméxico -con cerca de 47% del mercado doméstico-, Interjet -con 20%- y Volaris -con 16%- están expandiendo fuertemente su flota y compitiendo por los pasajeros que dejó Mexicana.

* Con información de Reuters.