La Paz. Tras 10 días de protestas en el sur de Bolivia contra la mayor mina de plata del país, San Cristóbal, de la japonesa Sumitomo, un grupo de manifestantes decidió suspender temporalmente la medida la noche de este jueves, dijo una fuente de la Gobernación local.

 La semana previa, cientos de pobladores destruyeron una pequeña oficina de la empresa y volcaron contenedores con minerales exigiendo compensaciones de la empresa por el uso de las reservas de agua de la región, así como atención gubernamental a demandas de desarrollo.

 "Tras la reunión de ayer (jueves) entre los comuneros y el gobernador (Mario Virreina) ha habido una solución temporal. Se ha levantado el bloqueo", dijo a Reuters vía telefónica una fuente de la Gobernación de Potosí.

 "(Los manifestantes) han dado plazo hasta el 8 de mayo para resolver sus reclamos", agregó.

 Además de demandas ambientales contra la filial de Sumitomo, los manifestantes esperan que se cumplan promesas de instalar electricidad, agua potable y telefonía móvil en esa región del departamento de Potosí.

 Fuentes de la empresa San Cristóbal no estuvieron disponibles para comentarios inmediatos.

 Este martes, la empresa dijo que reduciría progresivamente sus operaciones como consecuencia del bloqueo.

 Las protestas se iniciaron el lunes 12 con el bloqueo de la vía férrea que sirve para exportar los minerales de San Cristóbal hacia el puerto chileno de Mejillones.

 La mina, ubicada en el departamento de Potosí a 574 kilómetros al sur de la ciudad de La Paz, produce diariamente 1.300 toneladas métricas de concentrados de zinc-plata y 300 toneladas métricas de concentrados de plomo-plata.

 El proyecto, desarrollado inicialmente por la compañía estadounidense Apex Silver Mines Ltd., fue transferido en 2006 a Sumitomo, que ha expresado interés de invertir también en la industrialización del litio del cercano salar de Uyuni, la mayor reserva mundial de ese metal.

 Bolivia es el octavo productor mundial de plomo, el noveno de plata y el décimo de zinc.

 Las exportaciones de zinc y plata representaron aproximadamente 60% del valor de las exportaciones mineras de Bolivia en 2009, que sumaron US$1.497 millones según cifras oficiales.

 En Bolivia son relativamente comunes los conflictos por la explotación de recursos naturales entre las empresas y las comunidades.

 Este viernes se cumplieron siete días de una protesta en el ingreso al campo de mayor producción de gas natural en Bolivia de la brasileña Petrobras, sin embargo la firma dijo a Reuters que las operaciones continuaban desarrollándose con normalidad.