Ciudad de México. Un grupo de senadores de las fracciones parlamentarias del Partido Acción Nacional (PAN) así como del Partido de la Revolución Democrática (PRD) expresó su oposición ante la llamada “Ley Ficrea”, que posiblemente se discuta y vote este jueves en el pleno del Senado de la República.

El senador perredista Benjamín Robles Montoya indicó que la moción suspensiva, que se rechazó durante la aprobación en comisiones el pasado martes, volverá a presentarse en el pleno en caso de que el tema sea discutido durante el último día de sesiones de esta legislatura.

El decreto que expide la Ley de Ahorro y Crédito Popular y reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley para Regular las Actividades de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo, también conocida como “Ley Ficrea”, pretende fortalecer el marco regulatorio de las entidades financieras populares y, además, conlleva el resarcimiento para los más de 6,800 defraudados por Ficrea.

Robles Montoya destacó que dicha moción, nada tiene que ver con el resarcimiento a los defraudados de Ficrea, ya que el punto fundamental de ésta se relaciona con el nuevo marco regulatorio que se les quiere “imponer” a entidades como las sociedades financieras populares, las cooperativas de ahorro y préstamo y las financieras comunitarias (sofincos).

“Presentaremos una moción en el pleno con el propósito de que el dictamen de la conocida “Ley Ficrea” se regrese a comisiones con la finalidad de que sea analizada con mucha mayor profundidad y detalle. No estamos de acuerdo en el fast track de este decreto, que ya está causando una gran polarización entre los sectores involucrados, sea discutido. Tampoco queremos ignorar las voces de miles de personas que se han movilizado para llamar nuestra atención sobre las implicaciones de este paquete de reformas”, expresó el legislador perredista.

No se puede aprovechar – agregó- el rescate a los ahorradores de Ficrea para perjudicar a los que desde hace muchos años han venido aportando, es decir, a las organizaciones que no han sido escuchadas para este dictamen que operan principalmente en el sur-sureste de la república, como las sofincos…se deben de separar ambas propuestas del rescate de Ficrea y la desaparición de las sofincos, que es un gran atentado contra el sector rural.

Durante su intervención, el legislador panista Francisco Búrquez Valenzuela indicó que dicha moción suspensiva busca que se escuchen a las organizaciones en las que repercute la ley.

Por su parte, Isabel Cruz, directora general de la Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social, indicó que la Ley Ficrea coarta el derecho de cualquier mexicano que vive en zonas rurales para crear cooperativas básicas y sofincos. “13 millones de indígenas que están excluidos del sistema financiero, y que habían logrado un marco para organizarse en el 2009, son borrados en este decreto que de aprobarse limitaría la posibilidad de desarrollo económico para este sector de la población que casi en todas las leyes mexicanas es ignorado y despreciado para su trabajo”.

“El mayor desatino de esta ley, es que a la única sofinco autorizada, SMB Rural, que tardó 15 años en organizarse, cuatro años para integrar su expediente para ser autorizada y dos años para esperar su autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, le exige volver autorizarse para poder estar dentro del marco regulado y si no lo hace dejaría de funcionar la autorización con la que trabaja actualmente”, acotó Cruz Hernández.

La moción suspensiva en manos de El Economista detalla que hasta el mediodía de este jueves 22 senadores, del PAN y el PRD, habían firmado la petición y los promotores de ésta esperaban que en el resto del día más legisladores se sumaran.

En caso de que la moción prospere, la iniciativa podría discutirse ya sea en un periodo extraordinario o en el inicio de la próxima legislatura en septiembre próximo.