Río de Janeiro. La compañía Seadrill, tercera mayor empresa de perforación de pozos marítimos y operadora de plataformas, canceló US$1.100 millones en encomiendas de la petrolera estatal brasileña Petrobras de su cartera de pedidos debido a las dificultades económicas que atraviesa la compañía sudamericana.

En un comunicado, Seadrill dijo que puede que necesite un plazo hasta finales de mayo para recalcular las pérdidas derivadas del escándalo por corrupción dentro de la estatal brasileña, que terminó la semana pasada con la dimisión de la presidenta Maria das Grazas Foster y su directiva.

Seadrill, que tenía una cartera de pedidos de US$20.000 millones al final el tercer trimestre, anunció las extensiones de contrato en noviembre. El anuncio llevó un alivio a los inversores, ya que los contratos de perforación han sido pocos y muy distantes en el tiempo debido a la caída de los precios del petróleo.

"Debido a los recientes acontecimientos dentro de Petrobras, la compañía no cree más que los contratos sean concluidos dentro del plazo o según las condiciones comerciales previamente aprobadas", apunta la nota.

"Consecuentemente, Seadill removerá US$1.100 millones de la cartera de pedidos que informó en su divulgación de resultados del tercer trimestre", agrega el texto.

Las tasas de equipamientos de perforación para las principales unidades de aguas ultraprofundas cayeron de US$650.000 hace menos de dos años a menos de US$400.000 actualmente.

Varios analistas dicen que las tasas pueden continuar cayendo, con compañías de energía conteniendo los gastos con la exploración y decenas de nuevos equipamientos llegando al mercado.