Martorell, España. El presidente de Seat, James Muir, ha augurado próximos beneficios para la compañía automovilística española después de que redujera en 2012 su pérdida hasta los 30 millones de euros (US$38,7 millones), si bien ha admitido que en 2013 seguirá en números rojos.

Seat redujo en 2012 sus pérdidas en casi 100 millones de euros (US$129 millones) en relación al año anterior con un resultado operativo después de impuestos de -30 millones de euros.

"Aún no estamos en los números verdes, pero ya los percibimos, ya se notan", ha asegurado Muir, tras admitir que 2013 y probablemente 2014 serán años también muy difíciles debido a la recesión económica, por lo que Seat no podrá alcanzar el objetivo que se había fijado en el pasado de llegar este año al equilibrio financiero.

En rueda de prensa en la factoría de Martorell (Barcelona), Muir ha subrayado la mejora de los números de la compañía en 2012, pese a admitir que no habrá tampoco beneficios en 2013 y que el camino en busca de la rentabilidad "será duro y largo".

"Habrá que trabajar duro, pero tenemos la confianza del grupo Volkswagen. Los resultados son decepcionantes pero alentadores para el futuro", indicó.

Según los números presentados este jueves, que tienen en cuenta sólo el resultado de Seat SA, sin sus filiales, la cuenta de explotación de la compañía mejoró al cerrar 2012 con un resultado de -134 millones, frente a los -232 del año anterior, un 42% mejor.