Santiago. Un fondo de inversionistas locales desplazó al grupo argentino Clarín en la carrera por comprar el canal privado chileno Chilevisión, de propiedad del presidente chileno, Sebastián Piñera.

Se trata del fondo de inversiones Linzor Capital, que habría ofrecido US$130 millones para adjudicarse la estación televisiva, según informa el diario local La Tercera.

El grupo chileno, de propiedad Tim Purcell, Alfredo Irigoin y Carlos Ingham, no tiene experiencia en medios de comunicación, pero de todas formas desplazó a otros grandes de la industria regional, como la mexicana Televisiva y los argentinos de Clarín.

Aunque la propuesta de Linzor Capital es superior a los US$120 que puso sobre la mesa Televisiva, su oferta es US$10 millones menor del grupo Clarín. Sin embargo, en la decisión el presidente chileno habrían primados factores políticos.

El grupo Clarín mantiene una prolongada disputa con la presidenta argentina, Cristina Fernández, por lo que en el entorno del mandatario chileno se estimó que un negocio de esa naturaleza podría significarle roces con el gobierno de ese país.

El monto de venta es cinco veces mayor a la inversión que realizó Piñera al comprar la estación televisiva en 2005, cuando desembolsó US$24 millones.

Con ganancias cercanas a los US$15 millones en 2009, Chilevisión es la empresa del sector que registró las mayores utilidades y actualmente es una de los principales canales en términos de audiencia.

Linzor Capital ha comprado las operaciones de cines Hoyts en Chile, Argentina, Brasil y Uruguay; la aseguradora privada de salud Cruz Blanca; la corporación educativa Santo Tomás; y la administradora de fondos de pensiones colombiana Colfondos.

Conflicto de interés. Originalmente la idea de Piñera era crear una fundación que administrara de forma independiente el canal televisivo, pero en marzo pasado se abrió a la posibilidad de venderla, cuando arreciaron las críticas por un eventual conflicto de interés.

El presidente chileno fue criticado por la oposición de centroizquierda, y también por algunos de sus aliados de centroderecha, por mantener la propiedad de Chilevisión, en circunstancias que debía adoptar una serie de decisiones relativas a la industria.

Entre ellas, se encuentra la designación del presidente del directorio de la red estatal TVN, el principal medio de comunicación de país, y del responsable del organismo regulador Consejo Nacional de Televisión (CNTV).

Precisamente, la venta considera que el pago se realice en efectivo, ya que mantener una deuda pendiente significaría que persistiría el conflicto de interés, dice La Tercera.

Tras ultimar los detalles de la operación, el grupo chileno incorporó a seis ejecutivos de la estación televisiva a su equipo.

Se trata de Jaime de Aguirre, Mario Conca, Pablo Morales, Fernando Berndt, Alicia Zaldívar y Patricio Caldichoury, quienes controlarán entre 5% y 10% del canal.