Buenos Aires. Es difícil salir rápido de una economía trabada y regulada", consideró Eduardo Nougués, un alto ejecutivo de la empresa agroindustrial Ledesma, quien, al analizar la política económica, en entrevista con Télam, advirtió que el año 2017 no será fácil pero también afirmó que "esta gestión va en el camino correcto".

"La economía no reaccionó como esperaban los empresarios y el gobierno. El 2017 no será fácil, pero esta gestión va en el camino correcto", afirmó el directivo industrial Eduardo Nougués, director de Asuntos Institucionales y Legales de Ledesma durante una entrevista con Télam en la que se refirió a los altos costos logísticos, la presión de las cargas impositivas y la falta de obras de infraestructura para darle competitividad a las empresas.

Aunque marcó algunas dificultades de corto plazo, Nouqués tuvo una mirada paciente ante la expectativa de la recuperación económica al entender que "es difícil salir rápido de una economía trabada y regulada".

"Es difícil hacer una reducción impositiva con alto déficit fiscal, en un contexto que anticipa que 2017 no sera fácil, será de esfuerzo y sacrificio pero el Gobierno eligió la progresividad y va en el camino correcto, los atajos siempre terminaron mal en la Argentina", enfatizó.

En esa perspectivas de desafíos para el corto plazo, Nougués advirtió que "hay que darle sustentabilidad a la economía y eso llevará tiempo, por eso hay que evitar que la gente más desprotegida sufra; y en eso el Gobierno está protegiendo a los sectores más débiles".

También manifestó su convencimiento de que para crear puestos de trabajo primero se debería empezar por la inversión de los capitales argentinos al explicar que las inversiones internacionales "observan la seguridad jurídica, las medidas económicas y si la sociedad va a respaldar las acciones del gobierno en las elecciones del próximo año".

A pocos días de cumplirse el primer año de gestión del gobierno de Mauricio Macri, el directivo de la compañía agroindustrial opinó que "el gobierno, al asumir, tomó medidas muy acertadas para remover obstáculos de la economía como la salida del cepo, la quita de retenciones para productos agropeocuarios e industriales, la solución al tema de los holdouts, la resolución del Indec. Fueron medidas muy bien estudiadas y valientes", evaluó.

"No obstante -continuó- hemos visto que la economía no ha reaccionado como esperábamos tanto nosotros, los empresarios, como el gobierno. Vimos una caída, que creo, estaba prevista; pero es muy difícil salir rápido de una economía muy trabada y regulada por todos lados, por lo que hay que ir eliminando las trabas, las distorsiones y los precios relativos".

En el mapa de prioridades de medidas pendientes, Nougués evaluó que "la Argentina tiene mucho por hacer en infraestructura, que es fundamental para darle competitividad a las economías regionales", y puso como ejemplo a la compañía Ledesma, líder exportadora de naranjas y azúcar, ubicada en el extremo norte del país.

"Nosotros que estamos en Jujuy, el costo de la logística es un tema clave para poder desarrollar nuestra producción", sostuvo el ejecutivo quien sumó entre sus preocupaciones el peso de la alta carga fiscal cruzada.

Los impuestos a la producción "son muy altos" afirmó el ejecutivo en coincidencia con el reclamo casi al unísono que se escuchó hace pocos días en la 22° Conferencia Industrial al enumerar el peso del impuesto a las ganancias, ingresos brutos, las tasas municipales, el no ajuste por inflación de los balances, "temas impositivos que restan competitividad".

También a tono con sus pares de la Unión Industrial Argentina, Nougués consideró que "querer resolver todo con el tipo de cambio, lo único que hace, es postergar las soluciones de fondo y crean una competitividad que es relativa para regresar a la crisis y volver a chocar contra la pared y perder todo lo logrado en años de crecimiento".

Al referirse respecto al planteo de si la creación de empleo debe comenzar por el flujo de capitales extranjeros o la inversión de los empresarios argentinos, Nougués enfatizó que "lo lógico sería que empiece por los argentinos".

Pero advirtió que "es un proceso que se va desencadenar de a poco en la búsqueda de la recuperación del consumo, pero los empresarios están viendo que el mercado no está reaccionando y esperan esa señal".

En ese sentido, destacó que "el plan de obras públicas anunciado por el Gobierno va a ser una señal. Las inversiones van a empezar a llegar aunque serán inversiones locales más chicas, de optimización".

En el caso de las decisiones de los capitales extranjeros, explicó que "están mirando el año próximo, quieren saber si este proyecto es sustentable, si el Gobierno va a conseguir el respaldo de la sociedad a lo que se está haciendo, eso va a ser una señal muy positiva para el mercado externo, eso va a facilitar mucho las cosas".

La puesta en la mesa de los reclamos por la presión tributaria, en línea con la postura del abanico empresarial argentino, no fue un escollo para reconocer que "es difícil para el gobierno hacer una reducción impositiva cuando tiene un alto déficit fiscal, pero el gobierno apostó por una progresividad y es acertado".

Nougués, directivo de una de las empresas agroindustriales más grandes de la Argentina, dió su visión del escenario que vislumbra para el 2017: "No vamos a tener un año fácil, sabemos que es un camino con dificultades, con mucho esfuerzo y sacrificio, pero creemos que es un camino correcto, porque los atajos siempre terminaron mal en la Argentina".