Ciudad de Panamá. Cada vez se dispone de menos tierra para plantación con fines alimenticios en Panamá. Así lo indica especialistas que advierten que en los últimos cinco años el panorama agrícola ha ido en retroceso: se han dejado de cultivar unas 35 mil hectáreas, las importaciones de alimentos se han incrementado y la seguridad alimentaria del país está en riesgo.

Adicionalmente las malas condiciones climáticas han mermado más aún la producción.

Para el presidente de la Asociación de productores de tierras altas de Chiriquí, Virgilio Saldaña, este año ha sido desastroso. Explicó al diario La Prensa que las hortalizas, principalmente papa y cebolla, se perdieron en el campo por el exceso de lluvias.

De acuerdo a estadísticas oficiales la producción de café, maíz, melón, zapallo, sandia, poroto y plátano se ha visto mermado en un 40% debido a las precipitaciones.

A ello se suma que las importaciones cada vez son más numerosas atentando contra la industria local.
Se estima que 2010 cierre con unos 220 mil quintales de cebolla importados, un 44% del consumo anual en todo el país que es de 500 mil quintales.

Sólo en la provincia de Chiriquí los agricultores han migrado a la ganadería u otro tipo de cultivo e incluso han dejado esta actividad ante los escasos resultados.

Durante el ciclo agrícola 2010-2011 se estima que se cultive apenas unas mil 500 hectáreas de cucurbitáceas (melón, zapallo y sandia) , cuando hace tres años se sembraban 6 mil hectáreas.