El sector automotriz será el nuevo petróleo de la economía mexicana, aseguró Marco Oviedo economista en jefe de economía de México para Barclays.

Según el ejecutivo el sector está tendiendo un "desarrollo impresionante" representativo de casi 4% del PIB y para 2018 llegará al 8%, un peso similar al del sector petrolero y que resulta significativo.

Entrevistado durante el Foro Económico de Bloomberg, Eduardo Solís, director de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) , aseguró que el año pasado se lograron divisas netas por casi  US$36.000 millones, por encima de la exportación de petróleo".

Destacó que para 2017 la industria mexicana logrará fabricar cuatro millones de unidades al año, cifra que reflejará las inversiones que en este momento firmas como Mazda han anunciado.

Solís explicó que en la década de los 90 del total de la producción realizada en América del Norte, 6% se realizaba en nuestro país, 16% en Canadá y el resto en Estados Unidos.

Sin embargo, actualmente México ya alcanza el 19%, en tanto Canadá conserva el 16% y Estados Unidos el 65% restante.

De acuerdo con Solís la industria se ha desarrollado a raíz de la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) y se ha visto favorecida por cuatro razones: La primera es su ubicación geográfica, es decir la cercanía, principalmente con Estados Unidos, por lo que actualmente el 80% de la producción nacional se destina a la exportación.

En segundo lugar dijo que los tratados comerciales han favorecido la entrada de automóviles mexicanos a otros mercados, a ello hay que sumar la especialización en recursos humanos y la sofisticación que ha alcanzado la cadena de suministro.

Y aunque la industria vive un "boom", el reto es reactivar el mercado interno, el cual en los últimos 10 años ha estado deprimido, concluyó.

Por su parte Juan Manuel González Lelo de Larrea, director de ventas de Bombardier, vio con buenos ojos el hecho de que en México se busque fortalecer el mercado interno ferroviario. En su opinión esto beneficiaría al negocio.

Oviedo resaltó que México atraviesa por una racha positiva en términos económicos, por lo que la manufactura se verá favorecida ante la pérdida de competitividad de China, mercado en donde los salarios se incrementaron y donde debido a los costos energéticos que implica transportar productos desde allá ha perdido atractivo.