Río de Janeiro. El sector automovilístico brasileño debe recibir inversiones por unos US$20.000 millones hasta 2017, informaron hoy fuentes del sector.

Los datos fueron divulgados hoy en la jornada de inauguración de la 20ª edición de la feria internacional Fenatran 2015, en Sao Paulo, en la que participan expositores de 41 países y que espera recibir unos 24.000 visitantes hasta el próximo sábado.

Las previsiones de inversión en el sector automotor brasileño llegan en un mal momento para la industria automovilística, muy afectada por la desaceleración económica del país, que se ha traducido en una caída de las ventas y de la producción, y que ha provocado miles de despidos y vacaciones forzadas en las montadoras.

Entre enero y octubre, la producción de vehículos en Brasil cayó un 21,1% ante el mismo período del año pasado. Apenas en octubre, las ventas del sector bajaron un 30,1% en la comparación anual, según los números divulgados el viernes por la Asociación Nacional de los Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea).

La caída de las ventas en el mercado interno apenas es compensada por las exportaciones. En octubre, Brasil vendió 39.772 vehículos fabricados en el país en el exterior, un 18,7% más que en septiembre y un 69,2% mayor respecto a octubre de 2014.

El aumento de las exportaciones fue atribuida a la fuerte depreciación de la moneda brasileña, que en lo que va de año acumula una caída del 40,5% y llegó a superar el 50% cuando el dólar estadounidense se vendió a más de cuatro reales.