La industria bancaria de Estados Unidos se enfrenta a pérdidas relacionadas con las ejecuciones hipotecarias cuantificadas entre US$6.000 y US$10.000 millones, pero está preparada para absorber "cómodamente" estas pérdidas dijo FBR Capital Markets.

"Deberíamos hacer notar que esto es un tema de ganancias y no un problema de capital", escribieron los analistas liderados por Paul Miller en una nota a sus clientes.

Los analistas, sin embargo, dijeron que los servicios hipotecarios podrían estar en problemas dado que nunca fueron cuestionados tan extensamente por el sistema judicial como lo están siendo ahora.

El miércoles, la totalidad de los 50 estados de Estados Unidos pusieron en marcha una investigación conjunta de la industria hipotecaria, una medida que algunos expertos temen podría detener las ventas de viviendas embargadas amenazando la recuperación del frágil mercado inmobiliario.

Los analistas de FBR dijeron que el objetivo de las investigaciones de las ejecuciones hipotecarias está probablemente destinado a obligar a los prestamistas a reducir los saldos de principal del préstamo hipotecario y no congelar el proceso de ejecución hipotecaria.

"El verdadero costo para la industria será la prolongación de los procesos de ejecuciones hipotecarias, que podría retrasar cualquier recuperación en el mercado inmobiliario que pudiese estar en el horizonte," dijeron los analistas