Tegucigalpa. El sector construcción muestra en el primer semestre de este año un crecimiento de 15%, de acuerdo con los datos proporcionados por el presidente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), Alejandro Álvarez.

El año anterior este crecimiento estaba en cero a la misma fecha, indicó Álvarez al destacar que las áreas que muestran más auge son las edificaciones y centros comerciales.

“La industria ha crecido con respecto al año pasado, cuando estuvo en cero, un 15%. Aquí en Tegucigalpa ha impactado mucho el proyecto de City Mall, así como el que están construyendo en el bulevar Suyapa, frente a Emisoras Unidas, y otra serie de proyectos que se llaman torres, que han mejorado bastante la industria”, detalló el directivo de la Chico.

En 2011, la construcción tuvo un crecimiento de 5,6%, revirtiendo los números rojos que reportó en el trienio 2008-2010, lo que se explicó por la crisis económica mundial y por los eventos políticos del 28 de junio de 2009.

Obras paralizadas. El manejo de los principales proyectos que están haciendo posible este despegue del sector que emplea a miles de hondureños está concentrado en “cuatro o cinco empresas”, señaló Álvarez, al destacar que un importante porcentaje de firmas constructoras trabajan con el gobierno a través del Fondo Vial.

Los problemas de pago continúan para estas empresas, “en este momento el gobierno nos tiene sin pagos y eso ha afectado la industria y está paralizado el mantenimiento de la red vial no pavimentada”.

Esta falta de pago también amenaza otras obras del Fondo Vial. “Se van a paralizar por inanición económica, eso es seguro”, dijo.

A algunas empresas les tienen pagos atrasados desde hace tres o cinco meses y cada contratista evaluará si suspende su contrato de acuerdo con el tiempo que le debe el Estado, ya que según la ley, si después de 45 días no ha recibido pago, este puede pedir la suspensión del trabajo, recordó.

“Hay una paralización completa tanto en el Fondo Vial como en Soptravi, inclusive hasta con fondos externos hay una burocracia a nivel interno, que el ministro está tratando de arreglarla, pero no ha podido romper ese esquema y esperamos que con el traspaso que se hizo de la Cuenta del Milenio, y que la apruebe el Congreso Nacional, podamos tener una rapidez en el desembolso, porque los fondos están ahí, pero no se gasta ni un centavo porque no hay la agilidad de la unidad ejecutora para el pago”, concluyó.

Las empresas constructoras han venido presionando al gobierno para que les pague.