Tegucigalpa. "Nosotros no avalamos un incremento al precio de la bolsa de cemento gris, pero pedimos que la industria suministre, garantice y nos venda este producto a un precio competitivo", expresó el presidente de la Cámara de la Industria de la Construcción (Chico), Alejandro Álvarez.

Las declaraciones fueron expuestas por el empresario ante la posibilidad de que esta semana una de las dos empresas cementeras aplique la primera de dos alzas programadas para el resto de este año al precio del insumo.

Álvarez se declaró preocupado por este potencial evento, debido a que la industria de la construcción aún reporta un decrecimiento en su comportamiento anual respecto a 2010.

"Nos opusimos desde un principio a que la Comisión para la Defensa y Promoción de la Construcción (CDPC) le impusiera una multa de 80 millones de lempiras (US$4,2 millones), porque estas empresas recuperarán este valor al trasladar ese valor al consumidor final", expresó.

Según Álvarez, el intermediario que vende cemento debe elevar el precio del producto en un lempira (US$0,05) al aplicar un 1% por concepto de volumen de ventas.

"El intermediario recibe la bolsa de cemento gris a 128 lempiras (US$6,8), debe pagarle al estado 1,28 lempiras (US$0,07) y debe cargar un lempira adicional para que le reporte una ganancia", dijo.

Para el presidente de la Chico este tributo del 1% es inflacionario, porque obliga a las empresas a tener utilidades por encima de un 4%. Sin embargo, continuó, existen industrias que por la rapidez de sus ventas ganan entre 1% y 3%, por lo tanto resultarán afectadas con esta determinación.

"Lo que está pasando con el cemento es una parte de lo que se viene en el precio del azúcar y de otros productos de consumo básico", indicó.

El Indice Mensual de Actividad Económica (IMAE) a marzo de 2011 indica que la construcción privada, medida a través del área en metros cuadrados causados, reportada a partir de los permisos de construcción otorgados por las principales municipalidades de Honduras, mostró menores niveles de inversión en proyectos y obras de infraestructura.

A su vez, en este resultado se manifestó una reducción en la construcción de obras en la capital de -23,7%; contrario a San Pedro Sula, donde se reportó un crecimiento de 0,2% respecto al mismo período del año anterior.