Hasta la Capaco, que anteriormente estaba a favor del incremento de precio del cemento en Paraguay, ahora está en desacuerdo con la idea del nuevo presidente de la INC. Su presidenta, Ana Luci Porro, señaló enérgicamente que “antes de hablar de aumento tiene que hablarse de saneamiento”, haciendo referencia a las declaraciones del nuevo titular de la estatal, Edgar Acosta, acerca de posibles incrementos que les permitirán enfrentar la crisis financiera de la empresa.

Primero, cambios. “Antes de hablar de subas tiene que hablar de cambios en el área financiera, en ventas, en todas las áreas. Tal vez lo que quiso decir es saneamiento, porque eso es lo que necesita un ente tan corrupto”, enfatizó Porro.

“Cuando se asume primero se tienen que demostrar las mejoras en la empresa, que se acaben los maletineros, que las 45.000 bolsas de cemento que se producen lleguen a los constructores sin intermediarios, más que solo los distribuidores legales; si no es así, anuncio un fracaso en su gestión”, añadió.

En este momento, los constructores, o cualquier comprador final, consiguen cemento importado por 47.000 guaraníes (US$11,2), “con IVA incluido y con papeles. No en negro, como se vendía en la INC”, gracias a que “el sector privado se preocupó de suplir lo que el Estado no dio”, agregó.

Empresas como Chacoré, Hierropar, Ferropar, Yguazú, Comodoro y otras están trayendo grandes cantidades del material extranjero debido a la deficiencia de la INC.

Por su parte, el vicepresidente de Capaco, Juan Cosé Barrail, indicó que la solución no pasa por un aumento de precios, sino por hacer una industria competitiva. Si eso se logra, “los costos tendrían que bajar, no subir”.

Añadió que el nuevo titular de INC debe tener en cuenta que se están instalando cementeras privadas y cuando estas estén en funcionamiento serán más competitivas que la estatal.

Venta anticipada. La INC puede recaudar dinero sin aumentar el precio del cemento haciendo bien las tareas, resaltó a su turno Conrado Valenzuela, de la Cámara de Vendedores de Materiales de Construcción (Cavemaco). Propuso como una salida la venta anticipada, que años atrás se llegó a realizar para solucionar problemas financieros.

“Si se necesita plata, que la INC recurra a los distribuidores legales para hacer la venta anticipada de cemento, con el compromiso de entregar a los 30 ó 45 días. Todos van a apoyar algo así y fácilmente se puede juntar 20 a 30 mil millones de guaraníes”.

Añadió que si Acosta maneja bien la fábrica y entrega el producto solo a distribuidores, los precios bajarán. En tanto que si no “reparte dinero”, como lo hizo Optaciano Gómez en las licitaciones, “las cosas van a mejorar”.

Gómez recibió G. 60 mil millones (US$14,3 millones) y ahora prácticamente no hay disponibilidad en la estatal, porque “empezó a tirar plata entre los socios, para traer fueloíl que nunca se entregó, para comprar clínker de Europa donde es más caro, para usar flete terrestre”, etc.

En su opinión, “no se justifica” y también “es muy prematuro” hablar de aumentar precios cuando la administración es nueva. Más bien, lo que se tendría que hacer es intentar recuperar el dinero que se perdió con la gestión de Gómez, ejecutando las pólizas de seguro a las proveedoras que incumplieron a pesar de haber recibido millonarios anticipos, dijo.

“No rotundo".  Con un “no rotundo al aumento” respondió por su parte el presidente de la Mesa Sectorial de la Construcción de UIP, Luis Tavella, a la intención del nuevo titular de la estatal. Argumentó que si primero no sanea la administración y la distribución, “va a ser difícil que las cosas se arreglen”.

Para Tavella, la mentalidad de Acosta debe ser la de sanear la casa a corto plazo y, a mediano, planear qué se va a hacer para que la empresa sea más productiva. “Si se sanea, los costos se podrían reducir 30% y más, entonces no sería necesario ninguna suba”, destacó.

Además, un encarecimiento perjudicaría a sectores como el de la baldosa, que compite con productos importados y si tiene un aumento de costos, hasta quedaría fuera de competencia.

Dijo que un incremento sin buscar soluciones a todos los problemas de INC es una salida muy fácil, “ahí no se ve la muñeca del buen administrador”. Coincidió en que se podría apelar a las compras anticipadas del cemento, para “dar oxígeno a la empresa” sin muchos problemas, ya que los gremios apoyarán ese tipo de iniciativas.

Señaló también su preocupación por el estado en que dejó la empresa el anterior presidente, sin stock de materia prima, sin capital, con déficit financiero.

Añadió que hay que dar el beneficio de la duda al nuevo presidente de la cementera, hasta ver cómo se desempeña en el cargo.

Los gremios pedirán audiencia con Acosta para la próxima semana, para escuchar qué postura tiene y manifestarle el apoyo de los gremios para mejorar la industria.

Apoyo de Adap. Si la INC necesita apoyo de los “depositeros” para mejorar su situación financiera, lo recibirá, según afirmó la vicepresidenta de la Asociación de Distribuidores de Alto Paraná (Adap), Miriam Román. El gremio aceptará la compra anticipada, si eso puede solucionar los problemas urgentes de dinero de la empresa, dijo.

Subrayó que Adap no apoya el encarecimiento de precio si eso solo se destina a cubrir el déficit y no en inversiones para aumentar la producción, advirtió.