Ciudad de Panamá. En el verano del 2013 Panamá sufrió una crisis energética que obligó al gobierno a tomar medidas de ahorro de emergencia, pero en el 2014 la situación parece estar controlada de acuerdo con el secretario Nacional de Energía, Vicente Prescott, quien subraya que se tomaron medidas preventivas.

El funcionario destaca que el cuadro de escasez de lluvia ha sido único en casi cinco décadas, lo que ha afectado el comportamiento de los embalses, pero que ya se han tomado medidas en conjunto con el Centro Nacional de Despacho y la Autoridad Nacional de Servicios Públicos (ASEP).

Entre las medidas mencionadas por Prescott están el alquiler de 140 megawatts, se han apoyado con la importación de energía de Centroamérica y con el buen uso del agua. También se están respaldando con el uso de las térmicas y procurando que están no fallen.  "No estimamos apagones", asegura el ministro del sector.

"Estamos preparando y seguimos y todo los días monitoreamos el sistema y confiamos en que las decisiones que hemos tomado nos llevaran a buen termino", puntualizó Prescott.