De acuerdo a la consultora Ecolatina, existe una sustancial mejora del sector industrial argentino, que entre enero y mayo de este año registró un incremento de 12,4% respecto a igual período de 2009, período que experimentó una contracción de la actividad productiva debido a la crisis internacional que afectó a Argentina.

De los doce rubros manufactureros contemplados en el estudio de la consultora, la mitad alcanzó niveles récord de actividad, liderados por los sectores automotriz y siderúrgico, gracias la utilización de capacidad ociosa y la reincorporación de turnos. El escenario, sin embargo, no ha generado hasta el momento un considerable avance en el nivel de empleo.

En ese sentido, el análisis de Ecolatina sostiene que en el primer semestre de este año la cantidad de obreros industriales ocupados no tuvo mayores alzas respecto a igual período de 2009, registrando un avance de 0,6% interanual, de acuerdo a Telam.

La mejora, para la consultora, se explica por la intensidad en la cantidad de horas trabajadas, que creció a un mayor ritamo y se situó en 5,9% internaual

Entre los elementos que podrían condicionar esta mejora citaron los inconvenientes que existen en materia energética, la dinámica cambiaria y factores de producción como la suba de los salarios y la necesidad de nuevas inversiones.

Los "aspectos alentadores", por su parte, son que la demanda se mantendrá "pujante" y que "repunta la confianza de los empresarios".

Con este escenario, el sector industrial explicará un tercio de la expansión del Producto Interno Bruto, de acuerdo a Ecolatina, agregando que junto a las mayores exportaciones de Argentina a Brasil y un alza en su demanda interna serán los factores que explicarán el dinamismo del país. 

Tras sostener que "el sector explicará un tercio de la suba del PBI en el primer semestre", agrega que "el impulso de las exportaciones -especialmente a Brasil- y la recuperación de la demanda interna son los principales drivers del repunte".