San José. El sector lácteo de Costa Rica “recibió el menor daño posible” en el acuerdo de Asociación comercial entre Centroamérica y la Unión Europea, afirmó el directivo de la Cámara de Productores de Leche costarricense, Bernardo Macaya.

Este martes culminaron con éxito en Madrid las conversaciones entre ambos bloques tras largas negociaciones, en las cuales un punto de desacuerdo era la cuota de ingreso de leche que solicitaba la UE que Costa Rica rechazaba, pues mientras UE prendía enviar a Centroamérica 4.500 toneladas métricas de leche en polvo, con un alza anual de 10% y la posterior liberalización del mercado, el Istmo sólo aceptaba la importación de 500 toneladas métricas.

Una vez culminadas con éxito las negociaciones, Macaya señaló a La Nación sobre este punto que “por respeto a los negociadores, prefiero no dar números todavía, pero sí le digo que el sector lácteo nacional recibió el menor daño posible, porque para nadie es un secreto que somos un sector defensivo, donde la UE tiene mucho interés en captar el mercado y nosotros en protegerlo. Costa Rica es el único país con cero importación de leche”.

Explicó que el mercado de los productos lácteos costarricenses en Centroamérica quedará protegido.

A juicio del representante de la Cámara de Productores de Leche, para su sector “hubiera sido ideal haber quedado excluidos desde el inicio” del acuerdo, pues “no podemos competir con los subsidios europeos”, argumentó.

Respecto a las razones por las que el conflicto radica en las importaciones europeas de quesos y leche en polvo, Macaya sostuvo que es en esos productos “donde la UE tiene mayores subsidios y tiene más fácil el transporte por ser de largo vencimiento en leche en polvo y quesos maduros”.

Los países más competitivos en leche son Francia, Italia, España, dijo.