Pese a que la reactivación total del sistema económico mundial no luce probable en 2011, el sector de los comodities mineros promete amplias inversiones, apalancadas en los elevados precios que se prevén para el próximo año.

Según información publicada en el Portal Minero de la web, se estima que los desembolsos superen los niveles del año pre crisis dando un aliento mucho mayor a la minería mundial en especial de los países emergentes.

La fortaleza de los commodities se explica por la volatilidad que caracteriza a los mercados financieros, lo que convierte a las materias primas en un refugio adecuado para enfrentar los cambios bruscos en las cotizaciones de acciones, bonos y monedas.

Este auge en el gasto de capital que se extiende al petróleo, el gas natural y los agronegocios llega en medio de precios notablemente elevados para comodities como el cobre y el mineral de hierro, comenta la publicación chilena.

Las proyecciones de las inversiones se estiman entre US$115.000 millones a US$120.000 millones durante 2011. Mientras para el año 2008 giró en torno a US$110.000 millones.

En materia energética para la empresa de investigación y consultoría para la industria minera mundial y de energía, Wood Mackenzie, el mundo destinará en petróleo y gas natural unos US$100.000 millones en proyectos de desarrollo. Este cálculo representaría 12% más de lo desembolsado durante este año.

Suben los comodities. Si las proyecciones apuntan a que el crecimiento económico mundial en 2011 será inferior al que se prevé para el cierre de este año, ¿cuál es la razón por la que las cotizaciones del oro, el hierro, el acero, y el petróleo entre otros, se mantiene en constante alza?

La respuesta a esta interrogante se encuentra en la volatilidad que caracteriza a los mercados financieros, lo que convierte a las materias primas en un refugio adecuado para enfrentar los cambios bruscos en las cotizaciones de acciones, bonos y monedas.

En los últimos años se ha observado un ambiente poco propicio para las inversiones financieras en casi todo el mundo debido a la percepción de crisis generalizada que aún se mantiene al rededor de las economías más importantes del planeta.

Los problemas de política monetaria y los elevados déficit fiscales que evidencian tanto Estados Unidos como los países de la Zona Euro han reforzado al oro, el petróleo y otras materias primas como destinos de inversión.

Igualmente muchas de estas materias primas enfrentan limitaciones de oferta que también hacen posible el incremento constante de sus precios.

Optimismo en la región. La Cámara Argentina de Empresas Mineras (CAEM) está segura de que 2011 será un año de récords y "muy bueno" en producción, y precios de los minerales.

El gobierno de Bolivia planea triplicar las inversiones mineras estatales, pasando de US$300 millones en 2010 a US$1.000 millones en 2011, recurriendo a sus reservas internacionales netas, en una decisión que busca desarrollar proyectos de industrialización del sector minero-metalúrgico en relación con los minerales de litio, zinc, cobre, oro y hierro.

Para 2011 la Sociedad Nacional de Minería de Chile estima un crecimiento real del PIB minero de 6%.

La producción de cobre subiría a cerca de 5.900.000 toneladas y las exportaciones mineras hasta US$45.000 millones.

Esta alza se deberá -principalmente- a la fortaleza de China y a la importante recuperación de las economías emergentes, además del paulatino crecimiento de las economías desarrolladas. Esto llevaría según las estimaciones del gremio a que el precio del cobre se ubique en torno a US$3,5 a US$3,6/lb en promedio.

La minera brasileña Vale, la mayor productora de hierro del mundo, anunció que va a invertir US$24.000 millones en 2011, más de 125% de lo gastado en los últimos doce meses.

El sector minero de México, por su parte, estima desembolsar unos US$41.426 millones entre 2011 y 2015.