El futuro acuerdo automotriz entre Argentina y Brasil debe incluir como objetivo "fundamental" para los fabricantes locales, la inclusión por separado de una "balanza equilibrada de autos y otra de autopartes", señalaron a Télam fuentes del sector privado argentino.

Las fuentes señalaron que "siempre la negociación automotriz con Brasil fue muy complicada y lo vuelve a ser en la actualidad" en momentos en que ambos gobiernos buscan definir políticas de comercio regional para el período 2014-2019.

El énfasis de los negociadores de las carteras de Industria que conducen Débora Giorgi y Fernando Pimentel, respectivamente, se centran en la promoción de la producción regional de autopartes y en la sustitución de importaciones provenientes de extrazona.

"Brasil al ser el mercado más grande atrae naturalmente muchas inversiones que encima se potencian con incentivos tanto nacional como estaduales", agregaron las fuentes consultadas al referirse al futuro de la integración productiva automotriz.

En esas negociaciones Argentina propuso fortalecer al sector autopartista bilateral, fijando reglas más exigentes de contenido regional, que impliquen además desarrollos de nuevas tecnologías para la fabricación de piezas hasta ahora no producidas, además que los contenidos de ambos países tendrán trato nacional.

En el sector autopartista argentino sostienen que es "fundamental incluir en el acuerdo un objetivo de balanza equilibrada" y que ese entendimiento sea de manera separada tanto para el comercio de vehículos como para la de autopartes.